El profesor que mostró a sus alumnos una caricatura de Mahoma sigue escondido 3 años después

 

El profesor de religión de la Batley Grammar School tuvo que abandonar Yorkshire y vivir con un nombre falso. PA

Es poco probable que el ex director de estudios religiosos de la Batley Grammar School de West Yorkshire vuelva a casa, dice su familia.

Un profesor que provocó protestas en una pequeña localidad de Yorkshire tras enseñar a sus alumnos una caricatura del profeta Mahoma sigue escondido casi tres años después y es poco probable que vuelva a casa, según su familia.

El hombre, que era director de estudios religiosos en la Batley Grammar School de West Yorkshire, mostró un dibujo sacado de la revista satírica francesa Charlie Hebdo durante una de sus clases, lo que provocó varios días de manifestaciones a las puertas de la escuela.

Fue puesto bajo protección policial tras presuntamente recibir amenazas de muerte y ahora vive con su pareja y sus cuatro hijos bajo un nombre falso en un lugar secreto fuera de Yorkshire.

El incidente de marzo de 2021 se produjo cinco meses después del asesinato de Samuel Paty (artículo en español), de 47 años, un profesor francés decapitado por un terrorista islamista, tras mostrar a sus alumnos una caricatura del profeta de la misma revista.

Un miembro de la familia declaró a The Times que el hombre, de unos 30 años, sigue viviendo escondido y se mantiene cauteloso en cuanto al contacto con sus parientes.

«Literalmente no lo he visto desde que ocurrió todo», dijeron. «Sólo hemos recibido algunos mensajes y eso es todo. No ha habido mucha comunicación con la familia y no forzamos las cosas».

A la pregunta de si volvería alguna vez a Batley, el familiar respondió: «Lo dudo». Y añadió: «Sólo quiere olvidarse del asunto».

Durante la semana de protestas, varias de las personas congregadas a las puertas del colegio habían viajado a Batley desde todo el país, entre ellos grupos de derechas y figuras de la comunidad musulmana.

En respuesta, la escuela suspendió rápidamente al profesor anónimo. Gary Kibble, el director del centro, emitió una «disculpa inequívoca» por el uso por parte del profesor de una «imagen totalmente inapropiada».

Kibble dejó la escuela el año pasado.

Una investigación externa determinó posteriormente que el profesor no había utilizado la imagen con intención de ofender y se levantó la suspensión. Se llegó a la conclusión de que el profesor «creía sinceramente que el uso de la imagen tenía una finalidad y un beneficio educativos», en particular, iniciar un debate sobre el significado de blasfemia.

Yunus Lunat, abogado que en un momento dado actuó como representante de padres musulmanes preocupados en la escuela, dijo que creía que el profesor nunca debería haber sido suspendido. Afirmó que el profesor no tendría ningún problema si volviera y que a los niños del colegio les gustaría que regresara.

«Mi pregunta es: ¿por qué lo suspendieron? «¿Había motivos para una suspensión? Si piensas que tu empleado no ha hecho nada malo, ¿por qué lo suspendes? ¿Por qué crear una situación en la que el empleado teme por su seguridad? ¿No querrías proteger a tu empleado?».

Sin embargo, un antiguo director de la escuela dijo que si el mismo incidente volviera a ocurrir hoy, la respuesta probablemente sería la misma, la suspensión del profesor «hasta que se aclararan las cosas».

«Probablemente sería la misma respuesta, teniendo en cuenta que hay una proporción muy alta de asiáticos en esta comunidad», dijo el ex director. «Yo diría que aproximadamente el 70% de los estudiantes son musulmanes. Así que iban a tener que hacer algo para calmar a las familias».

La cuestión de la influencia islámica en las escuelas se ha reavivado en las últimas semanas. Una alumna musulmana de la escuela comunitaria Michaela de Wembley, al noroeste de Londres, ha demandado a su centro por su política de «prohibición de rezos», mientras que en Leyton, al este de Londres, una escuela de primaria ha declarado que podría tener que impartir las clases por Internet por problemas de seguridad, tras la decisión de prohibir a los alumnos llevar insignias pro Palestina.

El año pasado, echaron a cuatro niños de una escuela de Wakefield, a 16 kilómetros de Batley, por presuntamente causar «daños leves» a un ejemplar del Corán. La policía de West Yorkshire intervino, ya que se habían extendido falsos rumores de que le habían prendido fuego.

A uno de los niños, autista de 14 años, unos amigos le dijeron que trajera el libro sagrado como castigo por haber perdido en un videojuego. La madre del niño pidió disculpas, pero dijo que se había quedado «petrificada» por las amenazas de muerte.

La escuela no respondió a la petición de comentarios.

Artículo original

Versión archivada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad