El Test de Rorschach

(Nota de la traductora: para saber qué es el test de Rorschach, pincha aquí)

La publicación de algunas estadísticas del censo (Inglaterra y Gales) de principios de 2021 relacionadas con el género fue recibida con alegría y regocijo por Nancy Kelley, directora ejecutiva de Stonewall en el Reino Unido. ¡Reivindicación al fin!

(Kelley evitó mencionar que su cifra de 262.000 era sustancialmente inferior a la mitad del número de personas trans y no binarias, 600 000, que su organización lleva años afirmando).

El censo sugería que en Inglaterra y Gales viven 48 000 «mujeros trans» (y 48,000 «hombres trans»), del total que había respondido No a la pregunta voluntaria sobre si su identidad de género coincidía con su sexo al nacer.

(La mayoría de los que dijeron No, alrededor de 118,000, no marcó las casillas de «mujero trans», «hombre trans» o no binario, ni escribió su género propio. Es posible que un número desconocido de ellos rechazara el «género» por completo. 30,000 marcaron «no binario” y 18,000 escribieron agénero porque eran REALMENTE especiales.)

Pero, como se nos ha dicho una y otra vez, tenemos que aceptar lo que la gente dice de sí misma. Así que son 48,000 «mujeros trans». Tan poquitos. Tan vulnerables. Y esa cifra me hizo pensar.

Porque uno de los pocos lugares en los que SÍ hemos estado contando «mujeros trans», «hombres trans», etc., ha sido en la población carcelaria, por la razón bastante obvia de que (oficialmente) tenemos prisiones de un solo sexo en el Reino Unido, y los delincuentes trans tienen que ir a algún lugar, como todos los demás.

Tendrías que sufrir de una forma bastante extrema de privación sensorial para no haber oído, o leído al menos, «historias de terror» como la de «Karen White», un delincuente sexual transidentificado al que metieron en una cárcel de mujeres, donde procedió a agredir sexualmente a las reclusas que no pudieron escapar de las actividades predatorias de White por eso de estar… en la cárcel.

Los transactivistas se han volcado en las prisiones, ya que son lugares donde la autoidentificación se puede poner en  práctica antes de que se convierta en ley. Una serie de peticiones de información al Ministerio de Justicia había detectado un número cada vez mayor de presos trans, y se produjo un revuelo importante cuando Fair Play For Women (FPFW), una organización feminista que ha trabajado sobre el conflicto entre los derechos de las mujeres y los derechos trans, informó que el 48 % de los presos trans en Inglaterra y Gales estaban encarcelados por delitos sexuales, mientras que el porcentaje de mujeres era minúsculo.

BBC Reality Check tristemente investigó esto en 2018. Digo «tristemente» porque cuando sus investigaciones iniciales demostraron que FPFW tenía razón en términos generales (60 de los 125 prisioneros trans en ese momento eran delincuentes sexuales) proporcionaron una serie de excusas y razones para que los lectores no se creyeran esas cifras.

Algunas de esas razones no eran erróneas. Es muy posible que haya presos trans que estén «en el armario» en la cárcel y que no aparezcan en esas estadísticas. Sin embargo, la cifra de 60 era fiable. Era el número del que estábamos seguros en aquel momento. Había al menos esa cantidad de delincuentes transidentificados en el sistema penitenciario por delitos sexuales.

En aquel momento, simplemente no sabíamos cuántas «mujeres trans» había en el país, por lo que confiábamos en estimaciones de grupos que tenían un interés personal en el asunto. En 2018, la Oficina de Igualdad del Gobierno, utilizando parte del trabajo realizado por el grupo de defensa trans GIRES, produjo una estimación provisional de entre 200.000 y 500.000 personas trans en el Reino Unido lo que sugeriría (suponiendo una distribución aproximadamente uniforme por sexo) entre 100.000 y 250.000 «mujeros trans».

El Servicio Penitenciario también ha facilitado estadísticas sobre el número de reclusos por sexo y tipo de delito para el período en cuestión:

En el momento en cuestión, había 125 mujeres encarceladas por delitos sexuales (en su mayoría como cómplices de delincuentes masculinos y en su mayoría contra menores). La misma hoja de cálculo muestra que 13.332 hombres estaban en prisión por delitos sexuales

El 2017 cayó justo entre censos, por lo que solo tenemos una estimación oficial del número de mujeres en Inglaterra y Gales en ese momento: 30 millones (y 29,5 millones de hombres). Aún así, ahora podemos hacer algunas operaciones matemáticas básicas para calcular las proporciones de delincuentes sexuales encarcelados con respecto a la población general:

13,332 hombres de 29.5 millones = 1 de cada 2,212 hombres

125 mujeres de 30 millones = 1 de cada 240,000 mujeres

Dadas las cifras tentativas de GIRES, había cierta ambigüedad sobre las posibles cifras trans, por lo que calcularemos tanto un mínimo como un máximo.

60 «mujeros trans» de 250 000 (máx.) = 1 de cada 4166 «mujeros trans»

o

60 «mujeros trans» de 100 000 (mínimo) = 1 de cada 1666 «mujeros trans»

Así que, al parecer, los «mujeros trans» tenían entre un poco más probabilidades que los hombres de ser encarcelados como delincuentes sexuales y un poco menos probabilidades. En cualquier caso, tenían muchas, MUCHAS veces más probabilidades de ser delincuentes sexuales que mujeres reales.

Pero luego sucedió algo curioso.

En parte debido al COVID, el número de delincuentes sexuales encarcelados de ambos sexos disminuyó. En 2021, los hombres bajaron de 13.000 a unos 11.000 y las mujeres bajaron de 125 a unas 110.

Pero los delincuentes sexuales transgénero aumentaron. Pero mucho. Más del 50%. Así que cuando se hizo la pregunta en el Parlamento en 2022, obtuvimos la siguiente respuesta.

«En cuanto a los delitos en las cárceles de hombres, había 87 «mujeros trans» condenados por al menos un delito sexual. En las cárceles de mujeres, el número de «mujeros trans» condenados por al menos un delito sexual era menos de 5. Esto incluye a los presos con un certificado de rectificación registral de sexo.»

Lo comprobamos, y el número en las cárceles de mujeres es exactamente 5 en el último recuento (creemos que eran cuatro en el momento de la pregunta). Esto significa que había en ese momento un total de 92 «mujeres trans» en la cárcel por delitos sexuales, en comparación con 60 solo un par de años antes.

Así que ahora tenemos cifras exactas de delincuentes sexuales en prisión en de marzo de 2021: 11,660 hombres y 103 mujeres, más 92 «mujeros trans».

Los lectores que están prestando atención no habrán olvidado el comienzo de la historia: el censo de 2021 y la alegría de Nancy Kelley ante el primer recuento firme de personas transidentificadas en Inglaterra y Gales. Así que podemos cotejar esas cifras con las cifras ahora conocidas de «mujeros trans».

11.660 hombres condenados por delitos sexuales de un total de 29,5 millones= 1 de cada 2530 hombres.

103 mujeres condenadas por delitos sexuales de un total de 30,4 millones = 1 de cada 295.000 mujeres.

92 «mujeros trans» condenados por delitos sexuales de un total de 48.000 = 1 de cada 522 «mujeros trans».

Eso indica que los «mujeros trans» tienen 5 veces más probabilidades que otros hombres, y 566 veces más probabilidades que las mujeres, de cometer delitos sexuales. Eso no es una muestra, ni un sondeo, ni una encuesta, ni un grupo de discusión representativo. Es un recuento exacto.

Sin embargo, puede ser un recuento por lo bajo de «mujeros trans», porque sabemos que solo alrededor del 20% de las personas que dijeron que su identidad de género no coincidía con su sexo se identificaban específicamente como «mujeros trans». Por lo que sabemos, los no binarios y otros podrían ser todos hombres, pero ser tratados como «mujeros trans» a efectos penitenciarios.

No creemos que sea en absoluto probable, pero en aras de una escrupulosa imparcialidad, añadámoslos:

92 («mujeros trans», no binarios y “otros”) de 96,000= 1 de cada 1,044

Eso seguiría significando que los «mujeros trans» tenían más del doble de probabilidades que otros hombres, y 292 veces más que las mujeres reales, de ser delincuentes sexuales.

Pero, ¿son solo Inglaterra y Gales, y tal vez la denegación de la autoidentificación, lo que ha producido esta inquietante tendencia de comportamiento? Comparémoslo con un paraíso de autoidentificación: Nueva Zelanda, donde se introdujo a fines de 2021.

Según las Estadísticas de la Encuesta Económica de Hogares de NZ de 2021, Nueva Zelanda tenía 19.400 personas trans o no binarias, de una población total de 2,5 millones de mujeres y 2,4 millones de hombres. De ese total, 4.900 eran «mujeros trans», 5.500 eran «hombres trans» y 9.000 eran no binarios o de ‘otro género’.

Según el Departamento de Instituciones Penitenciarias de Nueva Zelanda, a mediados de 2019 había 5.442 reclusos en la prisión de Nueva Zelanda, de los cuales 5.149 eran hombres y 293 mujeres. De estos presos, alrededor de 35 eran «mujeros trans».

Algo más del 21% de los 5.442 reclusos de Nueva Zelanda estaban en la cárcel principalmente por delitos sexuales: 1.175 reclusos, de los cuales 5 eran mujeres y 15 eran «mujeros trans», lo que dejaba aproximadamente 1.155 hombres ‘cis’.

Así que, suponiendo que no hubiera un cambio cataclísmico en los números entre 2019 y 2021, podemos hacer los siguientes cálculos aproximados, no tan definitivos como los de Inglaterra y Gales, pero lo suficientemente buenos:

1.155 hombres de una población de 2,4 millones = 1 de cada 2.018 hombres

5 mujeres de una población de 2,5 millones = 1 de cada 500.000 mujeres

15 hombres transidentificados, o «mujeros trans» de 4.900= 1 de cada 326 «mujeros trans».

O, si fuéramos supergenerosos y asignáramos de nuevo a TODOS los no binarios el sexo masculino:

15 «mujeros trans» de 13.900= 1 de cada 927 «mujeros trans».

E incluso con la interpretación más amable posible, los «mujeros trans» fueron encarcelados por delitos sexuales graves en una proporción más de 2 veces superior a la de los hombres y más de 500 veces superior a la de las mujeres.

Afortunadamente, una de las pocas limitaciones de la autoidentificación en Nueva Zelanda es la prohibición más o menos estricta de que un preso transgénero que haya cometido un delito sexual sea enviado a la prisión del sexo al que atacó. Los lectores recordarán que el SNP (Scottish National Party) y los Verdes votaron en contra de una protección similar en Escocia, donde el chapucero censo del gobierno escocés significa que Escocia tendrá que esperar otro año para conocer sus cifras exactas de prisioneros.

Pero a partir de las estadísticas disponibles actualmente, podemos observar que las estadísticas de las prisiones escocesas muestran que el número de delincuentes sexuales de sexo femenino en un día promedio en 2021 fue de 3,9.

El Servicio Penitenciario Escocés también ha declarado que 6 presos transgénero, de un total de 16, se encontraban actualmente en la cárcel por delitos sexuales, y son todos ellos varones (es decir, «mujeros trans»).

Scottish Transgender Alliance estima la población transgénero escocesa entre 1.500 y 4.000, según Scottish Women’s Aid. Si consideramos la experiencia de Inglaterra y Gales, la cifra real estará en el extremo inferior de esa estimación, y el número de «mujeros trans» se situará entre 700 y 2.000, tendiendo hacia 1.000. Pero, a efectos de argumentación, vamos a ser generosos y vamos a tomar el extremo superior de la horquilla: 2.000.

La última estimación de mujeres escocesas (realizada por Eurostat) era de 2,74 millones y de 2,65 millones de hombres. Lo que nos daría en 2021 cifras para Escocia de:

1.298 hombres en la cárcel por delitos sexuales de 2.65m = 1 de cada 2.042 hombres

5 mujeres en la cárcel por delitos sexuales de 2.74m = 1 de cada 548.000 mujeres

6 «mujeros trans» en la cárcel por delitos sexuales de 2.000 = 1 de cada 333 «mujeros trans».

Los números bajos causan desviaciones más grandes, pero la tendencia es tan clara como el agua. Per cápita, los «mujeros trans» tienen muchas más probabilidades de ser condenados por delitos sexuales que las mujeres reales o que los hombres «no trans».

Estas proporciones parecen repetirse en todas partes. Aunque las leyes de Irlanda de protección de la intimidad se esfuerzan mucho por ocultar las cifras, podemos deducir de varios informes de medios de comunicación que actualmente hay al menos 4 «mujeres trans» en prisiones irlandesas por delitos sexuales, frente a 3 mujeres reales, básicamente en la misma proporción que en Escocia.

Encontramos proporciones similares en Queensland, Australia:

Por supuesto, es posible que estas cifras estén distorsionadas por el gran número de presos que se autoidentifican como «mujeros trans» cuando son condenados, que cumplen su condena en prisiones de mujeres y que luego deciden al salir que siempre fueron hombres, después de todo. (Artículo de la foto de abajo traducido al español aquí)

Pero a un observador racional eso le parecería una buena razón para ser mucho MÁS restrictivos a la hora de permitir que los delincuentes puedan autoidentificar su género, y no MENOS, exactamente lo contrario de lo que el gobierno escocés está empeñado en hacer.

Porque miremos donde miremos, vemos el mismo patrón claro y preocupante. Como solía decir un famoso delincuente sexual australiano (varón): «¿Ya se sabe qué es?» (en referencia al título de la autobiografía de Rolph Harris, un conocido presentador de televisión australiano condenado por abusos sexuales a menores: artículo en español aquí).

Artículo original

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad