Guía para hacer peaktrans.

'A Guide to Peaking the Woke' por un lector de LGN: "La mayoría de la gente no tiene idea del daño que se encuentra debajo de las banderas del arco iris y los mantras aparentemente inocuos".

 

Puede ser muy difícil saber por dónde empezar cuando se saca a relucir el tema explosivo del debate de género con amigos posmolerdos. Sin culpa alguna, han sido adoctrinados para creer que las mujeres trans son mujeres, y que cualquiera que no esté de acuerdo debe estar motivado por el odio. Por lo tanto, un enfoque suave y bien estructurado es vital para romper su caparazón defensivo. Este es un método de probada eficacia, y tiene una tasa de éxito del 100%.

A pesar de las acusaciones en sentido contrario, ninguna parte de esta guía tiene la intención de incitar al odio hacia la comunidad transgénero. Simplemente está dirigido a ayudar a la gente a tener conversaciones más significativas sobre este polémico tema con amigos y familiares.

Tener esta conversación en persona es crucial. Es demasiado fácil que las palabras se tergiversen en línea y que la otra persona se cierre en banda y ponga fin a la conversación.

Siempre sigo el mismo orden:

Paso 1: Una descripción detallada de la autoginefilia

Empiezo con esto porque es fundamental para todo el proceso del peaking. Deben entender que hay dos tipos de hombres trans-identificados. Te garantizo que se están imaginando solo el primer tipo: hombres «transexuales» homosexuales muy afeminados. Por lo tanto, antes de que la conversación pueda seguir adelante, debes hacerles entender que la mayoría de las «mujeres trans» son hombres heterosexuales con una parafilia llamada autoginefilia, que literalmente significa «amor a uno mismo como mujer». Estos son hombres que se excitan por la idea de sí mismos como mujeres. Según los doctores Michael Bailey y Ray Blanchard, al menos el 75% de los hombres que se presentan a las clínicas de género en todo Occidente entran en esta categoría.

Aunque no es absolutamente necesario, tengo una carpeta de fotografías de autoginéfilos en mi teléfono que generalmente muestro después de haber descrito el fetiche en detalle. Para ser claros, estas no son imágenes pornográficas, y la razón por la que hago esto no es para burlarme de estos hombres; De hecho, tengo una profunda simpatía por cualquier hombre que sufra de esta parafilia porque claramente no es fácil vivir con ella. La razón es que debes hacer que tu oyente cuestione seriamente su absurda creencia de que una mujer es cualquiera que se identifique como mujer. Así que pregunto mientras miran las fotografías si realmente creen que estos hombres son mujeres, lo mismo que sus madres. Por supuesto, la respuesta es invariablemente no.

Otra razón para mostrar estas fotografías es porque el movimiento moderno de derechos trans ha decidido que la autoginefilia no existe, a pesar de que hay décadas de investigación y abundante evidencia online de lo contrario. Esto hace que sea necesario mostrar pruebas indiscutibles. La razón de esta negación es obvia, pero la explico de todos modos, y no hay mejor explicación que la proporcionada por Ray Blanchard en el libro de Helen Joyce Trans – When Ideology Meets Reality:

Blanchard cree que una de las razones es que complica la tarea de vender el transexualismo. «Si un hombre decide que va a ir a trabajar como mujer de ahora en adelante, una cosa es que diga: «Estoy aceptando el hecho de que siempre he sido una mujer por dentro», y otra muy distinta es decir: «He pasado de masturbarme con ropa de mujer a usarla todo el tiempo».

Luego les pregunto si realmente creen que un hombre que ha pasado años masturbándose al ponerse ropa de mujer es una mujer, y si realmente creen que debería tener tanto derecho a acceder a los espacios de las mujeres como su abuela. Una vez más, la respuesta siempre es no.

Ahora ya estás lista para pasar al siguiente paso.

Paso 2: El concepto de hombre lesbiano

En mi experiencia, una vez que se les explica, a todas las personas decentes les da asco el concepto de hombre lesbiano. Recuerda, los posmolerdos apoyan los derechos trans porque piensan que es un caso parecido al de los derechos de los homosexuales. Debes mostrarles lo equivocados que están. Debes mostrarles cuán profundamente homofóbico es el movimiento por los derechos de las personas «trans». También tengo una carpeta de hombres lesbianos en mi teléfono, y mientras miramos la evidencia, les recuerdo que estos son hombres heterosexuales con un fetiche que se creen lesbianas. Dejo claro que este es el punto final lógico del mantra de las «mujeres trans» son mujeres, al que son tan aficionados. Si las «mujeres trans» son mujeres de verdad, las que se sienten atraídas por las mujeres son lesbianas. Llegados a este punto, les pregunto si realmente creen que un hombre heterosexual con una anatomía masculina completamente intacta es una lesbiana, y creo que probablemente puedas adivinar su respuesta.

Me aseguro de señalar que a las lesbianas las echan de las apps de lesbianas por especificar en sus perfiles que solo están interesadas en mujeres, lo mismo que a los homosexuales se los echa de las aplicación de citas por decir que solo están interesados en hombres. Cómo una vez más, la atracción hacia personas del mismo sexo está prohibida, pero esta vez la homofobia viene disfrazada de inclusión.

 

 

Este es un buen momento para introducirlos en el término «el techo de algodón», que se refiere a la barrera a la que se enfrentan los hombres heterosexuales que se identifican como mujeres cuando se les niega el acceso al sexo con lesbianas. Señala que, si bien nadie está obligando técnicamente a las lesbianas a acostarse con hombres, las lesbianas jóvenes que son miembros de la comunidad queer son presionadas para hacerlo porque excluir a estos hombres de su grupo de citas se considera transfóbico.

Debes mostrarles lo incompatible que es la T con la LGB: por un lado, tienes un grupo que está formado por personas atraídas por el mismo sexo y, por el otro, un grupo que cree que la atracción por el mismo sexo es transfóbica.

Paso 3: Las atrocidades que se están cometiendo en las clínicas pediátricas de género

Comienzo esta parte explicando el fenómeno reciente de la disforia de género de inicio rápido y cómo difiere de la disforia de género tradicional de inicio en la infancia. Explico cómo una condición que una vez afectó predominantemente a los niños a partir de la primera infancia ahora afecta principalmente a las niñas, con un inicio repentino en la pubertad. Les muestro que estamos lidiando con números de proporciones epidémicas. Cómo el repentino aumento coincide con el aumento de la popularidad de los smartphones, y explico cómo toda la evidencia apunta a que es un contagio social alimentado por el uso de Internet. Luego les muestro el aumento en las cifras de niñas de 14 a 16 años que fueron derivadas al servicio GIDS en 2019-2020.

Les pregunto qué piensan de ese aumento. ¿Por qué esa edad? ¿Por qué tantas chicas? Si es realmente la aceptación social lo que está causando este aumento, ¿por qué no estamos viendo un aumento aún mayor en los niños? Después de todo, es una condición que tradicionalmente afectaba a los niños. ¿Por qué no hay mujeres de entre 30, 40 y 50 años haciendo cola para recibir inyecciones de testosterona y mastectomías bilaterales ahora que la sociedad finalmente las va a aceptar por los hombres que siempre fueron? Luego señalo que la población de chicas adolescentes es el mismo grupo demográfico conocido por ser susceptible a los contagios sociales, que también ha habido epidemias de anorexia y de hacerse cortes desde que aparecieron los smartphones: los gráficos que muestran esos datos demográficos serían inquietantemente similares.

Les digo que en las clínicas de género de todo occidente, estos niños no están recibiendo nada más que afirmación. Que están siendo atiborrados de medicamentos experimentales que los van a esterilizar y que van a alterar permanentemente sus cuerpos. Que estamos permitiendo que los niños renuncien a su fertilidad antes de tener edad suficiente para hacerse un tatuaje. Que sus comorbilidades psiquiátricas están siendo ignoradas, al igual que las crecientes tasas de detransición. Hablo de cómo la mayoría de estos adolescentes son gays o lesbianas, y en lugar de darles tiempo para aceptar su sexualidad y encontrar su lugar en el mundo, les estamos diciendo que su inconformidad de género significa que son «trans» y que la respuesta es convertirse en un paciente médico de por vida. Que, irónicamente, los activistas consideran que la terapia de conversación para la disforia de género es una terapia de conversión, pero la verdadera terapia de conversión son los médicos que transforman los cuerpos de adolescentes gays y lesbianas con hormonas de sexo cruzado y operaciones.

La mayoría de mis amigos son padres, así que termino esta parte diciéndoles que se imaginen que su hija de repente se identifica como transgénero. Les digo que imaginen que se les prohíba usar el nombre de su hija, que se imaginen verse obligados a ser testigos de cómo sacrifica su fertilidad y partes del cuerpo perfectamente sanas, sabiendo que está mal pero no pudiendo hacer nada para detenerlo.

La mayoría de la gente no tiene ni idea del daño que se esconde debajo de las banderas del arco iris y los mantras aparentemente inocuos; no tienen ni idea de qué es lo que están apoyando. Solo necesitas abrir sus ojos a la verdad. En mi experiencia, una vez que una persona entiende estos tres puntos principales, ya no puede apoyar el movimiento de género, y es mucho más receptiva a tu opinión de por qué la autoidentificación es dañina y por qué los hombres no deben tener acceso a las cárceles, refugios o vestuarios de mujeres. Una vez que expliques el daño que este movimiento de derechos está haciendo a las mujeres, a la comunidad LGB y a una generación de niños, verán que la visión crítica de género no incita al odio, como se les había hecho creer, sino que es una visión muy digna de respeto en una sociedad democrática.

Artículo original

8 comentarios

  1. Comparto totalmente el artículo; muchas gracias Nuria ha sido muy clarificante y la «guía» para poder debatir con otras personas de forma clara y concisa es muy práctica, seguro que dará muy buenos resultados al rebatir a tantas jóvenes feministas, que por su edad y porque no han tenido que pasar y sufrir tanta discriminación y violencias, por el hecho de ser mujeres, como lo hemos tenido las mayores, que llevamos en la brecha del feminismo tantos años ya.
    Felices fiestas a todas.

      1. Se lo paso a un amigo no queer que debate con hombres gays.
        Mil gracias pir tu trabajo, Nuria, extraordinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad