Menor secuestrado/a en estación de tren.

Ava Jones y Trevor Carr
Ava Jones y Trevor Carr fueron encarcelados durante al menos dos años (Imagen: Policía del Norte de Gales)

Los secuestradores discutieron durante el viaje, y la policía los llamó por teléfono, momento que aprovechó el/la menor para gritar. Jones le tapó la boca con la mano y dijo a la policía que se llamaba David Jones y que estaba acampando en Irlanda.

Pero cuando los detectives rastrearon el teléfono de Jones, descubrieron que estaban en Fferm Cedris Farm Campsite en Abergynolwyn, Gales del Norte. Jones había montado una tienda de campaña y dormía en ella con el/la menor en sacos de dormir separados, informa el Manchester Evening News.

Tanto Jones como Carr se declararon culpables de secuestro y fueron sentenciados a dos años de cárcel. El abogado de la fiscalía Matthew Curtis le dijo a la Corte de la Corona de Bolton que el/la menor, que no puede ser nombrado/a por razones legales, comenzó a hablar con Jones en septiembre de 2021.

Su conversación inicial giró principalmente en torno al anime, que es animación japonesa, y a la identidad de género. Pero cuando la abuela del menor se enteró de las conversaciones con Jones, le dijo al joven de 28 años que parara, lo avisó de que era «grooming» y lo amenazó con acciones legales.

El 4 de octubre, el/la menor fue a la escuela pero no regresó a casa, y su madre dio parte de su desaparición a las 4:19 p.m. La madre luego encontró una nota en el dormitorio del menor que mencionaba un Ford Focus Estate gris y la estación de tren Wigan North Western.

La nota también hacía referencia a pensamientos suicidas, y el tribunal escuchó que al menor le estaban haciendo bullying en la escuela.

Jones le había dicho a la policía que «también había otro caballero involucrado», y encontraron a Carr durmiendo en su coche en un campamento cerca de Minffordd. Tras su descubrimiento, dijo a los policías «sé dónde están» y que les había «aconsejado que regresaran».

Durante las entrevistas con la policía, Jones intentó culpar a Carr, y dijo del secuestro que era una «mala idea». Dijo que tenía miedo de estar cerca de Carr y que previamente había tenido una relación.

Jones también admitió haber hablado con la víctima durante dos meses, y dijo que la abuela del niño sabía que estaban en contacto y que la madre de la víctima había dado su permiso para el viaje. Dijo que el/la menor quería escaparse a Gales y afirmó no saber que estaba infringiendo la ley, y que sabía la edad del menor cuando vio el uniforme de educación física en la tienda.

Pero Carr declaró que no había planeado secuestrar al menor y que no había tenido ningún contacto con la víctima hasta que se conocieron en su automóvil. Dijo que fue Jones quien le pidió que condujera a Wigan para recoger al niño.

Jones, sin domicilio fijo, y Carr, de Burns Street, Bootle, se declararon culpables de secuestro, porque el motivo del delito no era sexual. El tribunal escuchó que el/la no informó de ninguna conversación sexualizada ni declaró que se hubieran compartido fotografías sexualizadas.

El/la menor dijo que ha sufrido desde el secuestro, y en una declaración personal dijo: «Mi ansiedad ha empeorado mucho. He perdido muchos amigos». También dijo que «llora durante horas y horas» cuando piensa en el incidente y desde entonces se ha autolesionado. La madre de la víctima agregó que su «encantador/a» hijo/a ahora está «distante» después del secuestro.

El abogado defensor Kevin Liston describió a Jones como un «personaje complejo con una serie de problemas de salud mental». El Sr. Liston describió el delito como «amateur» y «poco sofisticado», y la relación con la víctima como «inapropiada» y «equivocada».

Defendiendo a Carr, Steven Swift hizo referencia a la falta de condenas previas relevantes y habló sobre las luchas de Carr con la ansiedad y la depresión. Swift también enfatizó que Carr se había sentido incómodo con la situación y discutió con Jones al respecto.

El juez Tom Gilbart sentenció a Jones a dos años y dos meses, y a Carr a dos años de prisión.

Dijo: «Este es un caso profundamente preocupante en el que ambos se comportaron de una manera extraña e inquietante. La adolescencia es un momento incierto para muchos, a menudo lleno de inseguridad y preocupaciones sobre la identidad y usted, Ava Jones, se aprovechó de las inseguridades de su víctima.

«Su comportamiento en la preparación del delito puede clasificarse como grooming. Sabías muy bien que lo que estabas haciendo estaba mal.

«Trevor Carr, al menos hasta cierto punto buscaste distanciarte. Sin embargo, ambos son responsables de algo que está obviamente mal: secuestraron a un/a menor».

Artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad