Bélgica, conejillo de indias del transgenerismo.

Bélgica implantó la autodeterminación de género hace casi 5 años. ¿No ha habido un solo informe de un crimen cometido por «una mujer trans» en todo ese tiempo? Ni uno solo. ¿Ni una historia de hombres que atacan a mujeres en las cárceles? Ni una.

Le pregunté a la policía por qué. “Nosotros no lo divulgamos».

Le pregunté al defensor del lector: “¿Por qué no hay una sola noticia de un delito sexual o de otro tipo en la prensa belga, en cualquiera de los idiomas del país, que involucre a «una mujer trans» desde enero de 2018?”.

Dijo que no sabía.

Me pongo en contacto con un montón de periodistas. No hay respuesta. Vuelvo a preguntar. No hay respuesta. ¿Hay una regla, pactada o no? Silencio. Probadlo vosotros mismos: buscad en los archivos de los periódicos belgas en holandés o francés el término «mujer trans».

Son todas historias sentimentaloides trans sobre vivir su verdad.

¿Es raro no? Así que trato de averiguar si los delitos sexuales cometidos por mujeres han aumentado. Pero las estadísticas son difíciles de analizar, especialmente cuando llega COVID. La policía registra todo sobre un crimen pero no hace público el sexo. Le pregunto repetidamente a la policía: ¿cuándo dejasteis de divulgar el sexo y por qué? Silencio.

¿Hay «mujeres trans» en la cárcel? No registramos eso, le dijeron a otras terfs belgas. Pero conocí a algunos investigadores que me dijeron que sí, que había muchos hombres en las cárceles de mujeres. De hecho, pronto habrá muchos más.

Aparentemente, el consejo de Europa ha decidido que separar a mujeres y hombres no es un entorno lo suficientemente familiar para la reinserción en el mundo real (no lo he confirmado todavía). Entonces, eventualmente, todas las prisiones van a ser lo más mixtas posible.

Así que Bélgica, como la fiel empollona posmolerda que es, ha adelantado a Europa por la izquierda y se ha montado 3 experimentos diferentes de prisión mixta (en curso, resultados el 2023). Mi conclusión principal (aunque soy una terfa, así que vengo con sesgo): Los hombres alfa de la parte superior de la pirámide consiguen mujeres y se emparejan. ¿Los hombres que no se emparejan? Se ofenden, se enfadan y se ponen tensos. Y los guardias de la prisión tienen que lidiar con las consecuencias. Incels carcelarios. Están creando incels carcelarios.

Las personas que llevan a cabo esta investigación son jóvenes idealistas de la teoría queer. Uno de los proyectos penitenciarios se traduce aproximadamente como desgenerizar prisiones (en francés). Le pregunté a una de ellos: ¿las mujeres no tienen miedo? Ella dijo que nunca dejarían que nada les pasara entre ellas.

Una investigadora me dijo que había un caso de «una mujer trans» que ella conocía que tuvo un brote psicótico y agredió a una prisionera. “Pero esa persona estaba mentalmente enferma”, me dijo. ¡Oh, entonces no pasa nada!

Me puse en contacto con trabajadores sociales de dentro de las prisiones. “Tengo mucho que decir al respecto, pero no puedo”, fue una de las respuestas. “Estoy agotado, necesito un descanso”, fue otra. Incluso me puse en contacto con periodistas que se hicieron famosos al destapar historias que los poderosos querían ocultar. Nada.

Entonces, ¿el hecho de que no haya habido historias (por lo que yo puedo ver, y he buscado intermitentemente durante meses) sobre «mujeres trans» que cometen delitos sexuales es evidencia de que «las mujeres trans» no cometen delitos sexuales? No hay razón para pensar que esto sea cierto.

Lo más probable es que, como muchos han señalado, los países pequeños y relajados (más dependientes de instituciones como la UE) como Malta, Irlanda y Bélgica son los laboratorios donde se ensayó esta mierda en una población desprevenida.

Lo más vergonzoso de todo, creo, es una organización que pensé que era nuestra última esperanza: @investigate_eu (Según su página de Twitter, es un equipo transfronterizo de periodistas de investigación centrado en Europa) ¿Cómo sucedió todo esto tan rápido? ¿De dónde viene la presión? ¿Por que el silencio?

Investigate Europe ni siquiera respondió a mi correo electrónico.

Vaya momento para estar viva: sospechosos donantes estadounidenses realizando solapadamente cambios enormes en nuestra comprensión de la realidad misma. ¿Los investigadores? ¿Los buscadores de la verdad? Ausentes. Atemorizados. Acobardados.

Pero luego miras su lista de donantes: son las mismas personas que financian @ILGAEurope y @TGEUorg y los grupos de presión que empujan este movimiento sexista y regresivo por los derechos de los hombres contra nosotras.

Estamos solas. Depende de nosotras. Empezad a investigar, a hacer puñeteras preguntas. Porque nos han abandonado.

Hilo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad