¿Cerebros rosas y cerebros azules? Esa es la pregunta equivocada.

 

Cuerda rosa y azul entremezclada en forma de cerebro

Recibes una invitación y en la tarjeta aparece la siguiente pregunta: «¿Un ‘él’ saltarín o una ‘ella’ guapita?» La pregunta es tu teaser para la «fiesta de revelación de género» a la que te invita una futura madre que, a más de 20 semanas de embarazo, sabe lo que no sabes: el sexo de su hijo. Llegas y te encuentras con que la gran revelación, explica la neurocientífica cognitiva Gina Rippon en su fascinante nuevo libro, The Gendered Brain, va a estar escondida dentro de algún chisme especial, como una tarta de azúcar glasé, y estará codificada por colores. Corta el pastel y verás un relleno azul o rosa. Si es azul, es un…

Sí, lo has adivinado. Cualquiera que sea su sexo, el futuro de este bebé está predeterminado por la creencia arraigada de que los hombres y las mujeres hacen todo tipo de cosas de manera diferente, mejor o peor, porque tienen cerebros diferentes.

«¡Espera un minuto!», se ríe Rippon, que ha estado interesada en el cerebro humano desde la infancia, «la ciencia ha avanzado. ¡Estamos en el siglo XXI!» Su presentación mesurada contradice la imagen creada por sus detractores, que la denuncian como una «neuronazi» y una «vieja bruja gruñona» con un «fetiche de igualdad». Por mi parte, estaba preparada para encontrarme con una sabelotodo que me iba a explicar cosas e interrumpirme todo el rato. Rippon es paciente, aunque hay una urgencia en su voz cuando explica lo vital que es, lo que nos va a cambiar la vida, que finalmente desenvolvamos y descartemos los estereotipos sexistas y la codificación binaria que nos limitan y dañan.

Para Rippon, una gemela, los efectos de los estereotipos comenzaron temprano. Su hermano «de bajo rendimiento» fue enviado a una academia católica con internado para niños, a la edad de 11 años. «Es difícil decir esto. Yo era claramente brillante académicamente. Fui la mejor del país en mayores de 11 años». Esto le dio una beca para la escuela secundaria. Sus padres la enviaron a un convento católico no académico de niñas. La escuela no enseñaba ciencias. Las alumnas eran educadas para ser monjas o esposa de diplomáticos o madres. «La psicología», señala, «fue lo más cerca que pude llegar a estudiar el cerebro. No tenía nota suficiente para hacer medicina. Hubiera querido ser médica».

Gina Rippon shot at Aston Brain centre

Le siguió un doctorado en psicología fisiológica y un enfoque en los procesos cerebrales y la esquizofrenia. Hoy, la científica nacida en Essex es profesora emérita de neuroimagen cognitiva en la Universidad de Aston, Birmingham. Su hermano es artista. Cuando no está en el laboratorio utilizando técnicas de imágenes cerebrales de última generación para estudiar trastornos del desarrollo como el autismo, anda por el mundo, desacreditando el mito de las diferencias sexuales «perniciosas»: la idea de que se puede «sexuar» un cerebro o que existen los cerebros masculinos y los cerebros femeninos. Es un argumento científico que ha cobrado impulso, sin oposición, desde el siglo XVIII «cuando la gente soltaba alegremente cosas como cómo eran los cerebros de hombres y mujeres, incluso antes de que se pudiera verlos. Se les ocurrieron estas bonitas ideas y metáforas que se ajustaban al status quo y a la sociedad, y dieron lugar a una educación diferente para hombres y mujeres».

Rippon ha analizado los datos sobre las diferencias de sexo en el cerebro. Admite que ella, como muchos otros, buscó al principio estas diferencias. Pero no pudo encontrar nada más allá de lo insignificante, y otras investigaciones también estaban empezando a cuestionar la existencia misma de tales diferencias. Por ejemplo, una vez que se tuvieron en cuenta las diferencias en el tamaño del cerebro, desaparecieron las diferencias sexuales «bien conocidas» en las estructuras clave. Fue entonces cuando se dio cuenta de que era hora de abandonar la antigua búsqueda de las diferencias entre los cerebros de los hombres y los cerebros de las mujeres. ¿Hay alguna diferencia significativa basada solo en el sexo? La respuesta, dice, es no. Sugerir lo contrario es una «neuroestupidez».

«La idea del cerebro masculino y el cerebro femenino sugiere que cada uno es algo característicamente homogéneo y que quien tenga un cerebro masculino, digamos, tendrá el mismo tipo de aptitudes, preferencias y personalidades que todos los demás con ese ‘tipo’ de cerebro. Ahora sabemos que no es así. Estamos en el punto en el que tenemos que decir: ‘Olvídate del cerebro masculino y femenino; es una distracción, es inexacto». Es posiblemente dañino, incluso, porque se usa como gancho para decir, bueno, no tiene sentido que las niñas hagan ciencia porque no tienen un cerebro científico, o los niños no deberían ser emocionales o deberían querer liderar».

La siguiente pregunta fue, ¿qué está impulsando entonces las diferencias de comportamiento entre niñas y niños, hombres y mujeres? Nuestro «mundo generado», dice, da forma a todo, desde la política educativa y las jerarquías sociales hasta las relaciones, la identidad propia, el bienestar y la salud mental. Si eso suena como un argumento familiar de condicionamiento social del siglo XX, es que lo es, excepto que ahora se combina con el conocimiento de la plasticidad del cerebro, de la que solo hemos sido conscientes en los últimos 30 años.

«Ahora es un hecho científico», dice Rippon, «que el cerebro se moldea desde el nacimiento en adelante y continúa siendo moldeado hasta el ‘precipicio cognitivo’ en la vejez cuando nuestras células grises comienzan a desaparecer. Así que sale el viejo argumento de «la biología es el destino»: efectivamente, que tienes el cerebro con el que naces, sí, se vuelve un poco más grande y está mejor conectado, pero tienes tu punto final de desarrollo, determinado por un plan biológico que se va desplegando por el camino. Con la plasticidad cerebral, el cerebro es mucho más una función de las experiencias. Si aprendes algo nuevo, tu cerebro cambiará y seguirá cambiando». Este es el caso en estudios de taxistas que aprenden the Knowledge (una serie de tests que tienen que pasar los taxistas de Londres, inciso mío), por ejemplo. «El cerebro crece y mengua mucho más de lo que habíamos pensado. Así que si no has tenido experiencias particulares, si como niña no te dieron un Lego, no tienes el mismo entrenamiento espacial que otras personas en el mundo.

Si, por otro lado, se te dieran esas tareas espaciales una y otra vez, mejoraría en ellas. «Las vías neuronales cambian; se convierten en vías automáticas. La tarea se vuelve mucho más fácil».

String in the pattern of a brain, the left half blue, the right half pink.

La plasticidad neuronal tira la polaridad naturaleza/crianza por la ventana del laboratorio. «La naturaleza está enredada con la naturaleza», dice Rippon. Sumado a esto, «ser parte de un grupo cooperativo social es uno de los principales impulsos de nuestro cerebro». El cerebro también es predictivo y con visión de futuro de una manera que nunca antes nos habíamos dado cuenta. Como un gps, sigue las reglas, desea tener reglas. «El cerebro es un coleccionista de reglas», explica Rippon, «y coge sus reglas del mundo exterior. Las reglas cambiarán cómo funciona el cerebro y cómo se comporta alguien». ¿El resultado de las reglas de género? «La ‘brecha de género’ se convierte en una profecía autorealizada».

Rippon da charlas a menudo en escuelas. Quiere que las niñas tengan científicas líderes como modelos a seguir, y quiere que todos los niños sepan que su identidad, habilidades, logros y comportamiento no están prescritos por su sexo biológico. El «bombardeo de género» nos hace pensar lo contrario. Los bebés varones vestidos de azules, las niñas de rosa es una codificación binaria que desmiente un status quo que se resiste a la evidencia científica. La «pinkificación», como la llama Rippon, tiene que desaparecer. A los padres no siempre les gusta lo que oyen.

«Dicen: ‘Tengo un hijo y una hija, y son diferentes’. Y yo digo: ‘Tengo dos hijas, y son muy diferentes’. Cuando se habla de identidad masculina y femenina, la gente está muy unida a la idea de que los hombres y las mujeres son diferentes. Las personas como yo no son negacionistas de la diferencia de sexo», continúa Rippon. «Por supuesto que hay diferencias de sexo. Anatómicamente, los hombres y las mujeres son diferentes. El cerebro es un órgano biológico. El sexo es un factor biológico. Pero no es el único factor; se cruza con tantas variables».

Le pido un momento decisivo comparable en la historia de la comprensión científica, con el fin de medir la importancia de la suya. «La idea de la Tierra dando vueltas alrededor del sol», responde.

Soltar las certezas ancestrales es aterrador, admite Rippon, quien es optimista sobre el futuro y temerosa de él. «Me preocupa lo que está haciendo el siglo XXI, la forma en que está haciendo que el género sea más relevante. Necesitamos ver en qué estamos sumergiendo los cerebros de nuestros hijos».

La nuestra puede ser la era de la autoimagen, pero no estamos listos para dejar que el yo individual emerja, sin restricciones por las expectativas culturales del sexo biológico de cada uno. Esa desconexión, dice Rippon, es muy grande, por ejemplo, en los hombres. «Sugiere que hay algo mal en su autoimagen». El cerebro social quiere encajar. El gps se recalibra, según las expectativas. «Si los están llevando por un camino que conduce a la autolesión o incluso al suicidio o la violencia, ¿qué es lo que los está llevando allí?»

En el lado positivo, nuestros cerebros plásticos son buenos aprendices. Todo lo que tenemos que hacer es cambiar las lecciones de vida.

Cómo los estereotipos de género lideran la ciencia del cerebro

La investigación hasta ahora no ha logrado desafiar los prejuicios profundos, dice Gina Rippon

Varias cosas salieron mal en los primeros días de las diferencias sexuales y la investigación de imágenes cerebrales. Con respecto a las diferencias de sexo, hubo un frustrante enfoque hacia atrás en las creencias históricas en los estereotipos (denominado «neurosexismo» por la psicóloga Cordelia Fine). Los estudios se diseñaron sobre la base de la lista de referencia de las diferencias «robustas» entre mujeres y hombres, generadas a lo largo de los siglos, o los datos se interpretaron en términos de características estereotipadas entre mujeres y hombres que pueden ni siquiera haberse medido en el escáner. Si se encontraba una diferencia, era mucho más probable que se publicara que un hallazgo sin diferencia, y también sería aclamado como un momento de «por fin la verdad» por los entusiastas medios de comunicación. ¡Finalmente la evidencia de que las mujeres están programadas para ser incapaces de leer mapas y de que los hombres no pueden hacer más de una cosa a un tiempo! Así que el descubrimiento de las imágenes cerebrales a finales del siglo XX no hizo mucho para avanzar en nuestra comprensión de los supuestos vínculos entre el sexo y el cerebro. Ahora en el siglo XXI, ¿lo estamos haciendo mejor?

Un gran avance en los últimos años ha sido la comprensión de que, incluso en la edad adulta, nuestros cerebros están cambiando continuamente, no solo por la educación que recibimos, sino también por los trabajos que hacemos, los pasatiempos que tenemos, los deportes que practicamos. El cerebro de un taxista londinense en activo será diferente del de un aprendiz y del de un taxista jubilado; podemos rastrear las diferencias entre las personas que juegan a los videojuegos o están aprendiendo origami o tocando el violín. ¿Suponiendo que estas experiencias que cambian el cerebro son diferentes para diferentes personas o grupos de personas? Si, por ejemplo, ser hombre significa que tienes mucha más experiencia en la construcción de cosas o la manipulación de representaciones 3D complejas (como jugar con Lego), es muy probable que esto se vea en tu cerebro. Los cerebros reflejan las vidas que han vivido, no solo el sexo de sus dueños.

Ver las impresiones de toda una vida hechas en nuestros cerebros plásticos por las experiencias y actitudes que encuentran nos hace darnos cuenta de que necesitamos echar un vistazo muy de cerca a lo que está sucediendo fuera de nuestras cabezas, así como dentro. Ya no podemos presentar el debate sobre las diferencias de sexo como naturaleza versus crianza: debemos reconocer que la relación entre un cerebro y su mundo no es una calle de un solo sentido, sino un flujo constante de tráfico bidireccional.

Una vez que reconocemos que nuestros cerebros son plásticos y moldeables, el poder de los estereotipos de género se hace evidente. Si pudiéramos seguir el viaje cerebral de una niña o un niño, podríamos ver que desde el momento del nacimiento, o incluso antes, estos cerebros pueden ir en diferentes caminos. Los juguetes, la ropa, los libros, los padres, las familias, los maestros, las escuelas, las universidades, los empleadores, las normas sociales y culturales y, por supuesto, los estereotipos de género, pueden indicar diferentes direcciones para diferentes cerebros.

Resolver los argumentos sobre las diferencias en el cerebro realmente importa. Comprender de dónde provienen tales diferencias es importante para todos los que tienen un cerebro y todos los que tienen un sexo o un género de cualquier tipo. Las creencias sobre las diferencias de sexo (incluso si son infundadas) informan los estereotipos, que comúnmente proporcionan solo dos etiquetas: niña o niño, mujer o hombre, que, a su vez, históricamente llevan consigo enormes cantidades de información de «contenidos asegurados» y nos ahorran tener que juzgar a cada individuo por sus propios méritos o idiosincrasias.

Con el aporte de emocionantes avances en neurociencia, la distinción clara y binaria de estas etiquetas está siendo desafiada: nos estamos dando cuenta de que la naturaleza está inextricablemente ligada a la crianza. Lo que antes se consideraba fijo e inevitable, se está demostrando que es plástico y flexible; los poderosos efectos que cambian la biología de nuestros mundos físico y social están siendo revelados.

El siglo XXI no solo está desafiando las viejas respuestas, sino que está desafiando la pregunta misma.

Artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad