Cómo se está normalizando la pederastia.

Ya hace tiempo que se empezó a describir a los pedófilos como los patronos de la inocencia.

Empezó como un juego de moralidad, que tiene lugar en los límites exteriores de una debilidad inalienable. Es aquí donde el pedófilo virtuoso lucha contra fuerzas fuera de su control. La redención se encuentra a través de la misericordia de otros que viven junto a este límite, demonios que a su vez, evangelizan la práctica de la autocontención. Es importante mirar debajo de la superficie en el contexto más amplio del significado porque nada es lo que parece. 

Jeffrey Epstein se vendía a sí mismo como un protector e ilusionista en serie, el delincuente sexual convicto Larry Nassar tenía un trabajo ayudando a los niños (aquí un artículo en español).

Hace poco se descubrió que el actor Simu Liu de la película de acción de Disney Shang-Chi dijo sobre la pedofilia «Desde un punto de vista biológico, no es diferente de ser gay, una pequeña mutación en el genoma que determina nuestras preferencias sexuales», dijo.

«Dependiendo de en qué parte del mundo naciste y a qué hora, también puede haber sido algo perfectamente aceptable actuar sobre esos impulsos».

En 2019, la psicóloga holandesa Madeleine van der Bruggen dio una charla TEDx  sobre la pedofilia como una orientación sexual natural, en donde mostraba comprensión con la soledad del pedófilo y decía que la sociedad debería madurar y darle su apoyo.

Describe la pedofilia no como una enfermedad mental, sino como una preferencia natural con la que las personas nacen y con la que deberían poder vivir libremente. Se basa en el trabajo del médico alemán Klaus Michael Beier, quien años antes, calificó la pedofilia como una orientación sexual.

«La pedofilia es algo con lo que una persona nace, una orientación sexual como la heterosexualidad o la homosexualidad, y no tiene cura», dijo Klaus Beier.

La pedofilia como una orientación sexual reconocida ha ganado relevancia entre un número creciente de organizaciones y académicos en la última década. Considerar la pedofilia como una orientación sexual difumina la frontera entre el abuso sexual infantil y la compasión de gente de mente abierta. Los defensores de muñecas sexuales infantiles y de representación sexual de menores en dibujos y caricaturas, consideran a los pedófilos como una clase que debe protegerse contra las leyes punitivas enormemente populares diseñadas para castigar a los delincuentes sexuales infantiles. Ni siquiera la comunidad LGBT los reivindica, pero hay cierto apoyo entre sus miembros y todavía hay tiempo.

Las organizaciones que apoyan a los pedófilos virtuosos se describen a sí mismas como un nuevo tipo de organización de protección infantil, que en la superficie parece una causa que la mayoría de la gente puede respaldar. Donde difieren en la metodología tradicional es en que ven al pedófilo como la víctima y a la sociedad como el enemigo. Minimizan los daños en la representación de esas fantasías y trabajan para reducir la criminalización de los delincuentes; racionalizan que al final son los niños víctimas de abuso sexual los beneficiarios.

Según RAINN, la organización contra la violencia sexual más grande del país, las bases de datos de la policía contienen cientos de miles de informes de delincuentes que intercambian material de abuso sexual infantil online. De ellos, menos del 7% se investigan.

MAP Support Club, un grupo de chat para pedófilos virtuosos y niños de 13 años en adelante, ha ganado prominencia al formar alianzas con organizaciones que actúan como punto neurálgico de la autoridad. Una organización sin ánimo de lucro llamada Prostasia Foundation ha hecho este papel para MAP Support Club y otras alianzas similares, actuando como la sección legal, de financiación y de presión, una especie de Unión Americana de Libertades Civiles para pedófilos virtuosos. Con su apoyo, se promoverá más eficazmente el ascenso del pedófilo virtuoso.

A lo largo de 2019, la Fundación Prostasia tuvo un delincuente sexual convicto en su consejo asesor y junta directiva, y una gran cantidad de personal voluntario: una trabajadora sexual, una modelo de cámara web, un consultor sadomasoquista y practicantes de fetiches. Recientemente, el colaborador de NBC, Noah Berlatsky, se unió a sus filas como Director de Comunicaciones. Su trabajo reciente incluye entrevistas sobre el impacto positivo de la pornografía en los niños. Prostasia mantiene una correlación negativa entre los pedófilos que se entregan a las fantasías sexuales y aquellos que actúan sobre el violento abuso sexual infantil, a pesar de la abrumadora evidencia que refuta esa teoría. Los pedófilos virtuosos no solo quieren sexo, no sabes, sino que quieren una historia de amor, y de alguna forma, esto lo hace mejor.

Michael L. Bourke, jefe de la Unidad de Análisis de Comportamiento de USMS, es citado en varios estudios: «Es imperativo que los profesionales entiendan que las personas que están sexualmente interesadas en niños cometen una variedad de actos criminales basados en fantasía». Un estudio de NetClean de 2016 muestra que del 50 al 85 % de los consumidores de material de abuso sexual infantil también cometen abuso real.

Las fantasías sexuales relacionadas con niños generalmente ocurren en el contexto del secreto, pero los grupos de apoyo entre pares y las redes sociales han cambiado esto. El pedófilo virtuoso se entrega abiertamente a las representaciones de fantasía, rituales, fetichización y dibujos que representan a los niños con motivos sexuales, y ya no necesitan una sala de chat de la web oscura para hacerlo.

(Se publican muchas obras que son extrañas, asquerosas o inquietantes. Si no quieres ver este tipo de arte, la respuesta correcta es bloquear el hashtag que lo publicó o la persona que lo publicó. No lo denuncies como material abusivo ni acoses a la gente por ello)

La Fundación Prostasia está llena de simbolismo, ilusión liberal y libre expresión, el nombre viene de la palabra griega «protección». Su Director Ejecutivo, Jeremy Malcolm, aparece en foros públicos bajo el nombre de «Terminus», una divinidad romana que preside sobre los límites.

En la historia de Terminus, todos marcan los límites de su propiedad con piedras para ser consagradas a Júpiter. Al hacer esto, surge un nuevo santuario, pero para que el templo de Terminus permanezca intacto y joven, se deben hacer ofrendas y sacrificios a la piedra. Terminus representa un final, pero a veces es difícil determinar si su significado hace referencia al fin del estigma pedófilo o al fin de la inocencia. La falacia ontológica de esperar una luz al final de este túnel, la erección de un templo, son lo que venden los predicadores en el templo del pedófilo virtuoso. Estimulan tu capacidad de creer en una ilusión, y luego te dicen que es una virtud, porque se puede hacer dinero de ella.

(Por qué inscribirte en Confession Time? Buena pregunta! Estamos aquí para ayudarte Si alguna vez te has sentido avergonzado de tu sexualidad o tus deseos, esta es tu oportunidad para hacer preguntas en un espacio seguro con expertos y profesionales positivos con el sexo!)

Está bien documentado que hasta el 3% de la población masculina tiene algún tipo de interés pedófilo. Ha habido un aumento masivo de casos en los últimos 10 años, y se sabe que aproximadamente 1-5 niñas (20%) y 1 de cada 20 niños (5 %) serán víctimas de abuso sexual en su infancia.

La adhesión de la lujuria física a las fantasías en la práctica está prohibido por la sociedad. La persona con tendencias pedófilas utiliza la estructura de la positividad sexual para adherirse al acto metafísico del abuso sexual infantil.

El pedófilo virtuoso imita lo que piensa que es el comportamiento de los verdaderamente perturbados y modifica este comportamiento en una fantasía sexual positiva de su propia creación, una fantasía que promueve la creencia de que ha logrado la aprobación social y el apoyo moral. Esto puede justificarse porque la interacción o comunicación entre mentes ocurre sin la intervención de ninguna agencia física. No hay vigilancia entre las mentes de los pedófilos virtuosos, por lo que son libres de colgar sus fantasías en una animación virtual ilimitada utilizando apps digitales.

El verano pasado, Justine Ang Fonte, ex directora de Salud y Bienestar en la prestigiosa Dalton School, dio un seminario sobre conocimientos de pornografía en la Columbia Grammar & Preparatory School, que incluyó una discusión sobre la comercialización de Only Fans a una sala llena de adolescentes. No hace falta decir que la defensa de esta nueva aplicación utilizada principalmente para el trabajo sexual y promocionada por muchos como empoderamiento femenino es absurda. Este año, la BBC informó de un aumento en los niños menores de edad que utilizan la aplicación Only Fans para el trabajo sexual.

¿Cómo es que solo el New York Post habla sobre la prevalencia de la sexualización infantil en el sistema educativo de Manhattan?El New York Times publicó un artículo en defensa, no de los niños ni de los padres, sino de Fonte y de la sensación de seguridad que perdió. Donde hay pedófilos virtuosos, también existe el imperialismo moral del progresismo fembot (robot que asemeja la apariencia de una mujer), dispuesto a ofrecer matices insensibles por la causa.

La pedofilia se define como una atracción sexual continuada hacia niños prepúberes. Actuar sobre ella es ilegal en casi todos los rincones del mundo. Es atípico, y no hay otra cosa considerada más repulsiva o reprobable por la sociedad como el abuso sexual de niños. La pedofilia está en el manual de diagnóstico de los trastornos mentales, no se clasifica como una «orientación sexual», a pesar de la insistencia errónea de algunos en la comunidad médica de que esta clasificación debería cambiar. Sin embargo, en 2013 casi lo hizo.

En la Quinta Edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), la primera nueva edición en 10 años, la Asociación Americana de Psiquiatría describió la pedofilia como una «orientación sexual». Más tarde se retractó. Sin embargo, no había sido un error, sino la acción cuidadosa y deliberada de Ray Blanchard, un sexólogo estadounidense que coescribió el capítulo sobre trastornos sexuales en el nuevo DSM. El trabajo de Blanchard ha sido criticado por muchos en el campo de la medicina, que también han señalado su propensión a deslizar cosas furtivamente en los escritos del DSM. Después de recibir una reacción violenta de expertos conservadores, el DSM eliminó esta clasificación, afirmando que había cambiado la definición por error.

La influencia de las fantasías sexuales está bien documentada entre la comunidad médica. Según el Estudio de Prevención de Abuso Sexual Infantil de Abel & Harlow, los pederastas que tienen fantasías sexuales con niños más que triplican el número de víctimas infantiles de los pederastas que no fantasean con tener interacciones sexuales con niños.

 

El pedófilo virtuoso es un mito de creación, que se basa en la fantasía y se ve empañado por diversos grados de falacias lógicas. A pesar de su inclinación por los clásicos griegos, deberían haber leído a Tales de Mileto, que dice: «Alguien le preguntó si sería posible ocultar el mal a los dioses. Él dijo: «Ni siquiera en tus pensamientos».

Artículo original

Threadreader

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad