Los conglomerados mediáticos y la comercialización de la industria de la identidad de género.

 

La propaganda de que hay un subconjunto de la humanidad que no es hombre ni mujer, o que cree que es algo más que masculino o femenino y que la sociedad debe adaptarse a esta creencia, ha sido como un constante ritmo mediático en nuestras vidas. Siempre está ahí como ruido de fondo, hipnotizándonos con señales de virtud y repetición.

Nick Monroe, acaba de criticar desde el Post Millennial una entrevista de Sports Illustrated (SI) con el nadador Lia Thomas, un hombre que compite en un equipo de élite femenino, y que SI afirma que es realmente una mujer. Monroe no se sorprendió de que Lia Thomas no se moviera un ápice de su identidad de género en la entrevista, y sin embargo, no llegó a preguntar por qué los deportes femeninos están siendo reestructurados para los hombres. Dejó intacta la premisa de que había un subconjunto de la humanidad llamado personas «transgénero».

El podcaster deportivo Ross Tucker hizo lo mismo en un reciente y casi maravilloso hilo de Twitter, criticando la victoria de Lia Thomas en el Campeonato de Natación Femenina de la NCAA el jueves. Al final del casi perfecto hilo, donde identifica correctamente a Lia Thomas como un hombre y los daños generados por su aceptación en el deporte femenino, escribe: «Dicho esto, donde la inclusión de suma no nula (derechos en disputa) es posible, de una manera segura, no debería haber ninguna barrera para dar la bienvenida a las ‘mujeres trans’ al deporte», anulando su propia claridad hasta ese momento.

Las críticas a la industria del género por parte de algunos medios de comunicación mayoritarios, solo presente en la derecha política, se centran en la superficie del problema; la obvia injusticia de las «mujeres trans» en los deportes femeninos (se refieren a los hombres), la obvia falta de seguridad para las mujeres cuando las «mujeres trans» están alojadas en prisiones de mujeres. (de nuevo, se refieren a hombres), etc. La premisa de las personas «transgénero», que es lo que realmente necesita ser criticada, casi nunca es tocada por ningún medio de comunicación mayoritario.

¿Por qué se traga todo el mundo la ficción de la propaganda de los medios de comunicación de que hay un subgrupo de personas que no son ni hombres ni mujeres en función de sus sentimientos, o que sus sentimientos de pertenecer al sexo opuesto, de otro sexo (en el caso de «no binarios») o no sexuados (nullo) merecen derechos especiales y respeto? ¿Les aterra cuestionar la premisa, o es que a los periodistas les impiden sus jefes exponer el subtexto de este asunto?

Hasta que lleguemos a la raíz de este problema y lo arranquemos, no avanzaremos nada. No hay personas que no sean hombres o mujeres. Este es el quid de toda la cuestión. Nos han vendido una ficción. Tampoco hay una buena razón para crear nuevas leyes y lenguaje para las personas que tienen una creencia ficticia sobre sí mismas. De hecho, hay muchas buenas y obvias razones para no hacerlo.

Esta estrategia comercial de personas especiales con identidades especiales sobre sus cuerpos sexuados comenzó hace menos de diez años y ha estado funcionando implacablemente desde entonces en todas las principales plataformas de medios de comunicación . La palabra «transgénero» y la frase «identidad de género» no entraron con toda su fuerza en nuestro léxico cultural hasta 2014, aunque hubiera estado flotando en la comunidad LGB un poco más de tiempo, evolucionando a partir de «transexual» y extendiéndose para incluir muchas variaciones de fetiche, perversiones, atracción por los estereotipos del sexo opuesto, travestismo, la idea de no ser una persona sexuada, etc.

En 2014, los principales medios de comunicación estadounidenses pusieron a un hombre negro con un vestido en la portada de la revista Time. Esta fue la iniciación del público en la ideología de la «identidad de género», o la elección del sexo. Tener un cuerpo sexuado que no te gusta se nos ha presentado como el equivalente al sufrimiento que los negros soportaron bajo la esclavitud y Jim Crow (segregación racial, os enlazo una definición en español). También se promueve como similar a ser atraído por el mismo sexo, incluso cuando niega la realidad del sexo.

Todo este ataque repentino de propaganda, vendiéndonos identidades sexuales ficticias, que se desarrolla en todos los medios de comunicación convencionales es adoctrinamiento elevado a la máxima potencia. Es propaganda misógina, racista, homofóbica, reempaquetada como progresista, traída por las élites que colonizan el sexo humano con fines de lucro, deconstruyéndonos de seres totalmente sexuados, a partes para el consumo, como si el sexo humano fuera un juego de lego.

Las sociedades no están siendo revisadas para que algunas personas con disforia corporal puedan sentirse incluidas.

No hay desfiles del orgullo para las personas con Trastorno de Integridad de identidad corporal (BIID), con disforia corporal relacionada con sus extremidades. Los bancos globales no se «preocupan» por las personas con BIID, solo por las que tienen disforia relacionada con su sexo. Los bufetes de abogados internacionaleslas firmas de inversión, los multimillonarios en la industria farmacéutica y tecnológica y los gobiernos de todo el mundo también invierten solo en personas con disforia corporal relacionada con sus genitales, no en aquellos con BIID. Se ha creado todo un aparato político, ligado al complejo médico-industrial , para impulsar la normalización de la disociación y la disforia relacionadas con nuestros cuerpos sexuados, hasta el punto de manifestar un contagio social para mujeres jóvenes. Casi nadie está escribiendo artículos sobre personas con disociación y disforia corporal relacionadas con BIID. Las personas con BIID no son promovidas en los principales medios de comunicación como valientes, misteriosas o sexys y ciertamente no tienen agencias de modelos peleándose por contratarlas.

Aunque somos una especie bípeda, nuestras piernas (las extremidades generalmente asociadas con BIID) no definen a los humanos como una especie. Nos definimos por nuestro sexo porque nuestras diferencias masculinas y femeninas en el sexo denotan nuestra capacidad reproductiva. Esta capacidad reproductiva es la que está siendo colonizada con fines de lucro por el complejo tecnomédico y la ingeniería de la evolución humana, bajo un disfraz de derechos humanos. Específicamente, es la capacidad reproductiva femenina de las mujeres lo que el mercado está usurpando por el capital. La capacidad reproductiva de las mujeres se está preparando para una toma de control de la tecnología y las mujeres están siendo borradas al mismo tiempo en el lenguaje y la ley, por la introducción de la ideología de identidad de género por parte del estado corporativo.

Debemos ir más allá de la superficie de las tonterías que nos están metiendo, y llegar a la raíz de este problema, que está en la industria reproductiva tecnológico-médica y la eugenesia, preparando el terreno para la disociación humana de nuestra realidad sexuada y la recreación de nuestra especie. Los hombres más ricos del mundo están impulsando esta agenda y no es porque se preocupen por un «grupo marginado». Están reorganizando la realidad. La industria del género es un frente en el que se está cultivando esta tarea. Esto no se puede hacer centrando la propaganda de los medios en las personas que quieren que les amputen las piernas porque tienen disforia corporal. Solo se puede hacer impulsando la propaganda sobre la disforia corporal relacionada con nuestro sexo, para normalizar la disociación de nuestra realidad sexuada. Somos una especie sexualmente dimórfica. Nuestro sexo nos conecta con el resto de la biosfera y los unos a los otros.

Detrás de la máquina de propaganda

Sports Illustrated, elogiando a Lia Thomas, un hombre que gana una competición deportiva femenina, es propiedad de Authentic Brands. Authentic Brands Group recibió una inversión de 875 millones de dólares de BlackRock en 2019. SI ya ha puesto a cuatro hombres que se hacen pasar por mujeres en sus portadas. Esta es una propaganda impecable, de alta tecnología y de alto nivel del estado. ¿Qué es exactamente lo que están vendiendo? ¿Son las ganancias para las industrias farmacéutica y tecnológica por cirugías, medicamentos, suministros quirúrgicos, investigación y la industria psiquiátrica suficientes para que Black Rock, el administrador de activos más grande del mundo con $ 10 billones de capital, esté interesado en el tema de la disforia corporal relacionada con los genitales? ¿Por qué SI (Black Rock) está tratando de convencer al público de que los hombres pueden ser mujeres, y está comparando a un hombre a las mujeres de color, como lo hizo con Lenya Bloom, Megan Thee Stallion y Naomi Osaka el año pasado? ¿Por qué gobiernos enteros, corporaciones internacionales, firmas de inversión y multimillonarios, todos están impulsando narrativas similares? ¿Por qué casi nadie en los principales medios de comunicación hace estas preguntas, ni siquiera los principales medios de comunicación de la derecha que supuestamente critican a esta industria?

Los medios de comunicación y el complejo tecnomédico

Para entender cómo se nos está vendiendo esta narrativa, debemos mirar las conexiones entre los principales medios de comunicación estadounidenses, el complejo médico tecno (TMC) y los oligarcas que dirigen la narrativa de «género». Debemos ver cómo esto está puesto ahí por las élites, a través del uso de los medios de comunicación, como una división izquierda/derecha, cuando los de la derecha solo pueden llegar hasta un punto en sus críticas a la industria, pero dejan intacta la raíz, la ficción de las personas «transgénero».

Arcus Foundation (AF), la organización no gubernamental LGBT más grande que alimenta la industria del género, ha invertido cientos de miles de dólares en la American Psychological Foundation. Está financiado por las inversiones del fundador en Stryker Medical, de la que es el heredero. AF también está impulsando la narrativa de la industria de la identidad de género, a través de los medios de comunicación, normalizando la disociación del cuerpo, financiando la Radio Pública Nacional y GLAAD, que impulsa la propaganda de la industria de la identidad de género a todos los principales medios de comunicación.

La familia multimillonaria estadounidense Pritzker, con prolíficas inversiones en el complejo médico-industrial y un miembro de la familia que se llama a sí mismo «transgénero», ha financiado una amplia gama de instituciones en los Estados Unidos, Canadá e Israel para crear la ficción de que los humanos no son una especie sexualmente dimórfica. Las donaciones filantrópicos más recientes de los Pritzker están en el campo de la salud mental. El gobernador Pritzker de Chicago ha destinado 140 millones de dólares para la salud mental en su estado y John y Lisa Pritzker han donado a la Universidad de California en San Francisco (UCSF) 60 millones de dólares para crear un nuevo centro psiquiátrico.

La UCSF está financiada por una miríada de multimillonarios involucrados en el TMC, así como en la industria del género. El centro médico de UCSF tiene su propio centro de atención «transgénero», que está asociado con el conglomerado de medios Comcast. Comcast es propietaria de AT&T, NBCUniversal, Sky Broadcast and Telecommunications, DreamWorks Animation y Xumo Online Video Streaming.

He escrito en otra parte sobre los conglomerados de medios Disney, AT+T y Amazon, sus inversiones en la industria del género, la censura de sus plataformas de medios de cualquier crítica a la industria del género, así como sus inversiones en el complejo tecnomédico. Si señalamos al azar a cualquier plataforma de medios, nos encontraremos conglomerados de medios asociados con el TMC, promoviendo la disociación corporal como progresiva.

A continuación dejo un enlace a un documento de Google que da una idea de cuánta propaganda de los principales medios de comunicación promueve la disociación de nuestros cuerpos sexuados no solo como normal, sino a menudo glamoroso y vanguardista, y cómo convierten a cualquier persona lo suficientemente audaz como para cuestionar su narrativa en el malo de la película. Solo he esbozado dos conglomerados de medios, pero la mayoría de los principales conglomerados de medios de comunicación tienen profundas inversiones en el complejo tecnomédico que dirigen la industria del género. Muchos, como Amazon (Jeff Bezos) y Time (Marc Benioff), también tienen vínculos con el mercado de la gran fertilidad que aprovecha la esterilización de los jóvenes que están siendo medicalizados en la industria del género.

Ya es hora de profundizar en la asociación de los conglomerados de medios más importantes con el TMC que construyen la ficción de la identidad de género. Debemos parar esta industria. Su intención es separar a la humanidad de nuestras raíces en el mundo real (sexo) y atarnos a una prisión tecno-médica (una realidad sintética y falsa). La primera coyuntura en la que debemos reivindicar es el lenguaje. Entender por qué y cómo está siendo cambiado.

https://docs.google.com/document/d/1e2WYg16JqmJVeqo9kTarfqq3fr7nLoz8-3XGTJkAASM/edit?usp=sharing

Artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad