Por qué el término «crítica de género» (“GC”) es destructivo para la lucha contra la ideología de la identidad de género.

 

Habiendo estado en esta lucha ya unos años, he notado que un número cada vez mayor de hombres adopta la etiqueta de «crítico de género» y culpa a las feministas de la misma manera que los MRA (activista de los derechos de los hombres, en sus siglas en inglés) e incels (célibes involuntarios) siempre han culpado a las feministas de todo.

 

Quédate por aquí una semana y verás a hombres que aparecieron hace 5 minutos decir: 

1. ¿Dónde están todas esas feministas para luchar contra esto? 

2. Las feministas odian a todos los hombres. 

3. Oír a las feministas hablar de la violencia masculina hacia las mujeres me hizo hacer daño a esta persona/a mí mismo. Etc.

Estos hombres dicen ser críticos con el género, pero imponen la jerarquía de género al:

1. Esperar que las feministas hagan todo el trabajo: hacer campaña y velar por los intereses/emociones de todos (excepto los nuestros). 

2. Designarse como árbitros de lo que es y no es feminismo.

3. Escoger los argumentos feministas que no amenacen su posición en la jerarquía de género y presentarlos como propios, sin dar crédito a las feministas.

4. Obligar a las feministas a relajar sus límites a favor de algunos hombres. 

5. Usar «feminista radical» como un insulto.

6. Imponer sus propias prioridades a las feministas y denigrar cosas que son importantes para nosotras, como hablar y exponer la violencia masculina y hacer cumplir la salvaguardia tanto de los niños como de las mujeres vulnerables. 

7. Volverse rápidamente abusivos cuando no pueden salirse con la suya.

 

El problema es este: el feminismo de verdad es crítico con el género, es decir, crítico de género. Esa es la razón por la que estamos aquí: para desmantelar la jerarquía social de los sexos creada artificialmente que subordina violentamente a las mujeres a los deseos y caprichos de los hombres. Eso es todo.

 

El feminismo no es complacer los caprichos masculinos, fomentar los caprichos masculinos o, dios no lo quiera, mujeres sacrificándose a sí mismas sin cesar en el altar de los caprichos masculinos. Eso sería el patriarcado, no el feminismo ni la crítica del género.

 

Ahora, sin duda, todo tipo de personas de todos los ámbitos de la vida se oponen a la medicalización de personas y niños no conformes con el género, a la autoidentificación de género y a la ideología de identidad de género. Yo diría que cualquier persona razonable se siente obligada a hacerlo.

 

Pero eso no significa que sean críticos con el género. De hecho, muchas personas que se llaman a sí mismas «GC» están profundamente involucradas en mantener esa jerarquía de género. Esto hace que sus razones para luchar contra esta ideología y sus métodos sean diametralmente opuestos a los de las feministas.

 

Sin embargo, debido a que las feministas son uno de los grupos más difamados en el patriarcado, si no el que más, y porque el feminismo es de mujeres y para mujeres, es decir. un espacio libre de hombres, muchas personas, incluidas mujeres con valores bastante feministas, prefieren llamarse «GC» para no atraer la ira normalmente reservada para las feministas. Así que la etiqueta «GC» ha reemplazado a la etiqueta «feminista» en esta lucha, a pesar de que son las feministas las que han estado luchando durante más tiempo y las que han brindado y continúan brindando un análisis crucial de este fenómeno ideológico.

 

Por lo tanto, la etiqueta «GC» es un oxímoron y un término inapropiado. Las personas que critican el género y son mujeres, son feministas. Los que son hombres son (generalmente) aliados feministas. Quienes no son ninguna de esas cosas pero se oponen a esta ideología son simplemente críticos con la ideología de la identidad de género.

 

Además, debido a que la ideología de identidad de género es una expresión del patriarcado, no se puede criticar de manera efectiva sin emplear el análisis feminista además de todos los demás puntos de discusión como base de evidencia para las intervenciones/inclusión masculina en los espacios y deportes de mujeres.

 

Todo lo que veo últimamente es gente que está interesada en mantener la posición masculina en la cima de la jerarquía de género, llamándose a sí misma «GC» y tratando de excluir a las feministas de su propia lucha, mientras nos roban nuestro trabajo. Lo mismo de siempre, se podría decir, pero pensé que era necesario dejarlo claro:

 

Si tratas de ignorar el análisis feminista, no abordarás de manera efectiva la raíz del problema. Si quieres detener este escándalo médico, no tendrás éxito sin abordar la misoginia y la homofobia en la medicina y en la sociedad en general. ¿No sabes por dónde empezar? Lee algo de feminismo.

Hilo original

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad