Asociación forzosa, Feminismo, LGB y «Derechos Trans».

 

Al hacer frente a los depredadores de hoy, no debemos olvidarnos  de los depredadores del pasado. Aquí está representado Jimmy Saville, quien engañó a todos, desde el NHS (la Seguridad Social británica) hasta a padres, para conseguir acceso a los niños. Este arte fue creado especialmente para nosotras por Stella Perrett.

Cómo las tácticas de depredadores y manipuladores, la asociación forzosa, la luz de gas, las violaciones de límites y el ignorar el «no», son utilizados para promover los «derechos trans».

¿Por qué las ideologías antitéticas entre sí se presentan como aliadas naturales? El feminismo argumenta que el género es un mecanismo de un sistema de opresión, que el género consiste en estereotipos sexistas construidos socialmente que luego se utilizan para explotar a las mujeres. La noción de que debido a que una es mujer, naturalmente quiere cuidar y limpiar, porque por la naturaleza del sexo femenino, una es sumisa, educada. Los derechos LGB se basan en la idea de que la atracción hacia personas del mismo sexo es real y normal y debe tener los mismos derechos y respeto que la heterosexualidad. El transgenerismo/transexualismo, por el contrario, afirma que el género (la opresión de las mujeres y los estereotipos sexistas) es innato, o que a veces el cuerpo tiene que ser alterado para adaptarse debido al trastorno de incomodidad de la opresión. La disforia de género afirma que la persona está equivocada, no el sexismo cultural, la explotación o la opresión. ¡Declara que hay que «cambiar a la persona, no al sistema»!

Junto a esto, como la idea del cambio de sexo humano ha sido impugnada con éxito y no es ampliamente aceptada, el transgenerismo/transexualismo comenzó a negar la realidad del sexo binario y su importancia, lo que niega así la realidad de la atracción hacia el mismo sexo. La atracción hacia el mismo sexo está siendo manipulada para convertirse en «atracción hacia el mismo género». Si las lesbianas pueden tener penes, la sexualidad se convierte en una atracción hacia los estereotipos sexistas, las peculiaridades y las tendencias de moda. Ni el feminismo ni los derechos LGB son compañeros cómodos del activismo por los derechos de los hombres que surgió a fines de los años sesenta y principios de los setenta en forma de transgenerismo/transexualismo. Este acoplamiento deliberado de ideologías opuestas es un ejemplo de asociación forzosa a gran escala.

La asociación forzosa es un término empleado por aquellos que trabajan con abuso, grooming y depredación. Fue acuñado originalmente por Gavin De Becker en su obra The Gift of Fear y también se utiliza como concepto en la actividad delictiva, como los estafadores y los timos románticos. El depredador creará la idea de que hay un objetivo compartido, o una actitud de que estamos todos juntos en esto, somos aliados, con el fin de desarmar, ganar la confianza y manipular a su objetivo. El contrato social en el que la mayoría de las personas han sido educadas o criadas, por el cual debemos tratar de no ofender a los demás, ser educados, ser complacientes, hace que la asociación forzosa sea increíblemente difícil de resistir. En general, no queremos ser groseros y decir ‘la verdad es que tus problemas u objetivos son diferentes a los míos y, por lo tanto, no, no tenemos por qué trabajar juntos’ o ‘no, no me siento cómoda con esto’. El objetivo compartido puede ser, a nivel individual, tan pequeño como un hombre que ayuda a llevar las compras al apartamento de una mujer para obtener acceso y violarla. La asociación forzosa confunde nuestra intuición y nos desarma enfrente de una amenaza. Jennifer Lombardo escribió en Abusive Relationships and Domestic Violence «las personas usan palabras como «nosotros» y «nos» para engañar a otros para que piensen que son parte de un equipo cuando, en realidad, no lo son. 1 Genera confianza cuando no debería haber ninguna. La asociación forzosa, cuando se aplica a movimientos, puede ser tan grande como muchos hombres diciendo que el feminismo debe trabajar hacia sus objetivos y no hacia los de las mujeres, o que el movimiento LGB debe trabajar por los derechos heterosexuales.

La asociación forzosa está detrás del mandato de la inclusión. Es de esta manera que los hombres manipuladores obtienen acceso y pueden controlar y cambiar los objetivos de los movimientos. Es la forma en que hombres individuales han entrado en grupos que antes eran de mujeres y en grupos de presión LGB para poder ver lo que se dice y dirigir así la narrativa.

El oprimido no puede expresar una crítica y un desafío cuando el opresor está sentado a la misma mesa mirando por encima de su hombro. La presencia del opresor también vacía los argumentos: los vuelve situacionales en lugar de absolutos, «pero este es agradable», «a veces la gente nace equivocada», «se llama a sí mismo lesbiana pero realmente sabe que no lo es, pero sé educada». Abre la puerta a negociar los derechos y límites de las mujeres, a negociar la realidad de la atracción hacia personas del mismo sexo. Los depredadores usan la asociación forzosa para reclutar co-conspiradores para luchar por ellos en sus batallas y cumplir sus órdenes.

Las mujeres individuales dentro de un movimiento pueden ser atacadas por hombres manipuladores como una forma de entrar, y luego como una justificación para su presencia continuada. Esto generalmente se hace a través de tácticas de aislamiento para que el mensaje se pueda adaptar al individuo (se le dice lo que quiere escuchar) y se crea una falsa sensación de que el manipulador confía en el objetivo, la víctima ahora es «especial» y se ha forjado una «amistad». Nadie quiere contradecir o cuestionar a sus amigos, ¿verdad? Si el individuo manipulado empieza a cuestionarse si él y el depredador realmente tienen necesidades y deseos compartidos, no va a poder distanciarse del manipulador por el sentimiento de culpa o vergüenza. Ahora comparten las acciones del abusador.

El movimiento y los individuos se utilizan entonces para desviar la crítica de otra manera. El manipulador, cuando se enfrenta a la crítica, de repente elogia a individuos o grupos en un intento de atarse aún más a ellos o esconderse detrás de ellos. Es difícil para la gente decir ‘por favor, para de halagarme’, lo que hace que esta táctica sea tan exitosa. Es importante ser consciente de los patrones de comportamiento: el abusador te hará sentir como si fueras diferente, pero la pauta muestra que no lo eres.

La dependencia en la luz de gas (hacer que alguien dude de su propia realidad y percepciones) está en el centro de la idea de que un hombre es realmente una mujer o una mujer honoraria, está en el centro del transgenerismo/transexualismo. Esta luz de gas indica que estamos tratando con hombres abusivos, ¿por qué no usan otra técnica de manipulación?

Junto a esto, la violación de límites es clave. El primer límite es la definición de mujer, luego hembra, el siguiente límite es el sentido que uno tiene de uno mismo, luego se violan los espacios físicos y los recursos. Vemos la violación de los límites a pequeña escala – lo que experimentan las viudas trans (artículo en español), los hombres que se hacen selfies desnudos en los refugios para mujeres – y a gran escala – los hombres en los partidos de mujeres, afirmando ser mujeres políticas, los hombres que afirman estar incluidos en la definición del sexo femenino.

De Becker afirmó que si alguien ignora la palabra «no», esa es la señal más universalmente significativa de que no debe confiar en esa persona. Los hombres han pedido una y otra vez ser incluidos en la definición de mujer, una y otra vez se niegan a escuchar la palabra «no» de las mujeres, han utilizado nuestros espacios después de que diferentes mujeres hayan repetido el «no». Los hombres les están diciendo a la comunidad LGB que la atracción por el mismo sexo es intolerante, se niegan a escuchar el «no» como respuesta. Ignorar un ‘no’ es una bandera roja, ignorar muchos es una alarma y la idea de que se necesita más de un ‘no’ para que se entienda, es manipulación.

Jessica Orwig ha denunciado esto en un entorno comercial/criminal, dice que «negarse a escuchar ‘no’ es señal de que alguien está buscando el control o se niega a renunciar a él». De Becker agrega que, «Si convences a alguien para que no use la palabra ‘no’, es como si llevaras un letrero que dice: ‘Tú eres el jefe'». 2 Esto es algo que estamos presenciando entre las mujeres, las lesbianas y los homosexuales, se está permitiendo que los hombres identificados como trans nos convenzan de no utilizar la palabra ‘no’. “No” es una oración completa en sí misma, digámoslo con firmeza.

Vale la pena considerar el asesoramiento sobre acoso sexual y prevención en la universidad desarrollado por la consultora del Cuerpo de Paz, Nancy Newport, en un intento de mantener a las jóvenes estudiantes que estudian en el extranjero a salvo de la violencia masculina, tanto a nivel individual como en todo el movimiento. Dice que «todos queremos ser culturalmente sensibles, llevarnos bien, ser respetuosos, encajar, no ofender», pero «es muy importante que la formación en sensibilidad cultural proporcionada nunca requiera que te sometas a comportamientos que invadan tus límites personales y que te parezcan inseguros o incluso incómodos». 3 Esto debe aplicarse para relajar los límites y suavizar nuestro análisis o discurso para ser sensibles a los deseos masculinos, para ser culturalmente sensibles a los transgénero/transexuales. Newport tuvo claro que «si te parece inapropiado o te molesta, sal de la situación. Nunca te sacrifiques a ti mismo o a tu sentido de seguridad por el bien de la sensibilidad cultural». 4 Con respecto a los límites personales, afirmó que estos no son solo físicos, sino también emocionales, y yo diría, filosóficos. Estos límites funcionan «para preservar nuestra integridad física y emocional» y cuando alguien los viola o «se acerca demasiado», suena una alarma en su interior. Tenemos que escuchar, respetar y responder a esa alarma». Escucho campanas de alarma con los hombres en el feminismo y en el análisis feminista, con aquellos dentro de la LGB que niegan la realidad de la atracción hacia el mismo sexo. Newport termina con el marco de De Becker de las siete formas en que los depredadores manipulan a las personas. Las tácticas son:

  1. Asociación forzosa: manipulación intencional y dirigida para establecer una confianza prematura, ejemplo: «estamos juntos en esto».

  2. Encanto y amabilidad: manipulador, engañoso, para beneficio propio.

  3. Demasiados detalles: una táctica utilizada cuando la gente miente.

  4. Encasillamiento: un ligero insulto diseñado para manipular a una mujer para que se sienta obligada a demostrar su inexactitud.

  5. Usura: donaciones no solicitadas diseñadas para crear un sentimiento de endeudamiento.

  6. La promesa no solicitada: falsas promesas.

  7. Descontando la palabra «no»: cuando alguien se niega a aceptar «no» por respuesta. 6

Todos debemos tener en cuenta estas tácticas y escuchar a nuestra intuición.

Dr Em

  1. J. Lombardo, Abusive Relationships and Domestic Violence (Greenhaven Publishing, 2018)

  2. J. Orwig, ‘One of the world’s foremost experts on crime reveals 7 tell-tale signs when someone is trying to con you’, Business Insider (14 March 2016)

  3. https://www.westmont.edu/_offices/ocp/documents/SexualHarassmentAndPreventionInCollegeStudentsStudyingAbroad.pdf

  4. https://www.westmont.edu/_offices/ocp/documents/SexualHarassmentAndPreventionInCollegeStudentsStudyingAbroad.pdf

  5. https://www.westmont.edu/_offices/ocp/documents/SexualHarassmentAndPreventionInCollegeStudentsStudyingAbroad.pdf

  6. https://www.westmont.edu/_offices/ocp/documents/SexualHarassmentAndPreventionInCollegeStudentsStudyingAbroad.pdf

Artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad