No convirtáis la misoginia en un delito de odio.

El Estado debe centrarse en la violencia contra las mujeres, no en los sentimientos heridos. Joan Smith

Hay un hecho poco conocido: en el último año, hubo 10.679 juicios por delitos de odio en Inglaterra y Gales, lo que llevó a 9.263 condenas. Es una tasa de éxito sorprendentemente alta, especialmente en comparación con las cifras de violación. Según las estadísticas más recientes, se denunciaron 61.158 violaciones a la policía en 2020-21, pero solo hubo 1.557 juicios, y solo 1.109 condenas.

Ahora algunos comentaristas están en pie de guerra porque la Comisión jurídica, un organismo independiente que recomienda cambios en la ley, ha rechazado una propuesta para convertir la misoginia en un crimen de odio. Muchas mujeres, sin embargo, se sienten aliviadas de que la comisión no haya cedido a la presión. Aunque parezca atractivo, el cambio no abordaría el problema central, que es el asombroso fracaso de la policía y los fiscales para hacer cumplir las leyes existentes.

Otro problema con hacer de la misoginia un crimen de odio es que algunas personas que argumentan a favor del cambio son explícitas al decir que la protección debe aplicarse a las mujeres trans, individuos de cuerpo masculino que se identifican como mujeres. Ya están cubiertos por la legislación existente sobre delitos de odio, donde la identidad transgénero es una característica protegida, por lo que esto parece más un intento de cambiar la definición legal de la palabra «mujer» que cualquier otra cosa. Lo que haría un cambio en la ley es abrir un nuevo frente en la guerra contra las mujeres críticas de género, que serían el blanco de denuncias maliciosas de activistas trans.

La Comisión Jurídica es consciente del riesgo y ha propuesto dar protección legal a las opiniones críticas de género, como la creencia (realidad biológica, para ser más precisos) de que los humanos no pueden cambiar de sexo. Es significativo de los tiempos que corren, que tales puntos de vista necesiten ser protegidos, pero ¿se le aplicaría a alguien que se niegue a usar pronombres femeninos en el juicio para referirse a un hombre que se dice trans y que está acusado de violarla? ¿O una mujer haciendo lo mismo en las redes sociales?

La respuesta dista mucho de ser clara, sobre todo porque la Comisión Jurídica ha hecho una propuesta adicional de que las leyes contra la «incitación al odio» deberían ampliarse para abarcar el «sexo o el género», así como la raza, la religión y la orientación sexual. Tales delitos son totalmente subjetivos y es muy probable que tengan un efecto escalofriante en la libertad de expresión. El mes pasado, la policía investigó a los fans del Crystal Palace que desplegaron una pancarta criticando los abusos contra los derechos humanos por parte de Arabia Saudita durante un partido con el Newcastle United, que acababa de ser comprado por inversores saudíes.

El caso fue rápidamente abandonado, pero la experiencia de otros países muestra cómo los delitos nebulosos pueden ser mal utilizados. También el mes pasado, el premio Nobel turco Orhan Pamuk fue puesto bajo investigación nuevamente por supuestamente insultar al fundador de la Turquía moderna, Mustafa Kemal Ataturk, en su última novela. Asistí a una audiencia en un caso similar contra Pamuk en Estambul en 2005, un período en el que escritores y académicos se enfrentaron a meses de investigación, y tuvieron que pagar honorarios sustanciales a los abogados. Pocos fueron a prisión, pero la investigación se había convertido en el castigo en esos casos. Eso es lo que le sucedió a una mujer escocesa, Marion Millar, a principios de este año; tuvo que hacer una colecta online para pagar sus gastos legales después de ser acusada de publicar contenido «transfóbico» en internet, y que tuvo que soportar meses de angustiosa espera antes de que el caso fuera retirado.

Es hora de reconsiderar el concepto de crimen de odio. Miles de crímenes reales están quedando impunes, incluida la violación y la violencia doméstica, mientras que la policía utiliza recursos valiosos para investigar «delitos» subjetivos. Es posible que les resulte más fácil obtener resultados, las cifras ciertamente lo sugieren, pero algunos delincuentes muy peligrosos están libres para cometer más ataques. Si el Estado se toma en serio la lucha contra la misoginia, la investigación de la violencia contra las mujeres, no los sentimientos heridos, debería ser la prioridad.

Hilo original

Hilo de Allison Bailey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad