Todos a bordo: La campaña de derechos humanos y la creación de líderes de la industria ‘transgénero’. PARTE III

Foto Ted Eytan/Wikimedia Commons
 

Hace años, mi hija se rindió y acudió a una institución sanitaria «puntera». No se preocuparon por ella, sino que la usaron de espécimen humano vivo para crear un «hombre trans» del siglo XXI. No he vuelto a ver a mi hija desde entonces. Esta es la historia de cómo los «líderes» de la atención sanitaria han sido puestos ahí para dañar a mi hija y a innumerables jóvenes impresionables de Estados Unidos para crear el floreciente complejo médico «transgénero».  Aquí están los enlaces a la parte I la parte II, ambas partes traducidas al español, de esta serie. 

 

Parte III: Socios patrocinadores y financieros de la campaña sanitaria

 

El Índice de Igualdad Sanitaria (HEI) de la HRC (Campaña de Derechos Humanos, en sus siglas en inglés) se inició en 2007 para impulsar la mentira del ser humano «transgénero». Aparte de los estragos que causa en las mentes y cuerpos de los pacientes, quizás los aspectos más inquietantes de esta campaña son los socios que la respaldan y financian: la Asociación Médica de Gays y Lesbianas (GLMA), Pfizer, Inc y PhRMA. Como principales participantes en el Índice de Igualdad Corporativa, cosechan los beneficios de presionar al Congreso a través de la Coalición Empresarial, ampliando el alcance de su ira.

 

El centro de salud de la universidad fue la primera fuente de testosterona de mi hija , un fármaco conocido en el pasado por el dopaje de atletas y la «roid rage» (ira producida por los esteroides). En el siglo XXI se estaba resucitando la testosterona para mujeres jóvenes y niñas con el fin de fabricar el moderno ‘hombre trans’, y mi hija se había convertido en una víctima. La universidad la puso en contacto con una clínica que ofrecía todo tipo de «servicios de identidad de género». A mi hija le extirparon los senos quirúrgicamente, imitando a sus compañeras del campus el año después de esa primera inyección. Ahora sé que muchas universidades participan en la campaña de HRC para dañar a los estudiantes y fomentar la separación familiar cuando surgen preocupaciones.

 

GLMA ha sido un socio que ha apoyado al HEI desde su creación en 2007. GLMA fue fundada en 1981 y es la asociación más grande y antigua de profesionales LGBTQ. Al igual que otros grupos formados en los años 80, su enfoque era el VIH/SIDA. ‘T’ y ‘Q’ se agregaron a su lema en 2012, y las iniciativas ‘transgénero’ y queer comenzaron a consumir más atención.
 

Las conferencias de GLMA están repletas de patrocinadores de la industria médica, como PhRMA y Pfizer. Entre los miembros de la junta directiva de GLMA se encuentra Paula M. Neira, un hombre con identidad femenina sintética que fue el primer director clínico del Centro Johns Hopkins para la Salud «Transgénero» y un destacado experto en el servicio militar «transgénero». Otro es Jona Tanguay, cuya investigación se ha centrado en la reducción de daños para los participantes en chemsex, una práctica que implica el uso de drogas para el sexo por parte de hombres. Si bien GLMA afirma ser una organización de «atención médica», no ofrece información sobre las alarmantes tasas de jóvenes que se identifican como «transgénero», el aumento vertiginoso del número de mujeres que ahora compone esta población o el riesgo de por vida de medicamentos y cirugías. En cambio, el uso de testosterona por parte de las mujeres ha ampliado los mercados de productos para mitigar la libido inducida por los fármacos. ¿Se trata de una versión femenina de chemsex?

Las imágenes de arriba aparecieron recientemente en la portada del sitio web de la GLMA.
 

En 2011, el HEI estaba financiado por subvenciones de Pfizer, Inc y más tarde por la Asociación Médica y de Investigación Farmacéutica (PhRMA), un grupo comercial de 33 miembros y brazo de presión de las compañías farmacéuticas. Esto explica la agenda predominante de solo afirmación y la intersección de los intereses corporativos y farmacéuticos en el CEI (Índice de Igualdad Corporativa, en sus siglas en inglés).

 

Pfizer es un proveedor de testosterona recetada a mujeres que reclaman identidades masculinas sintéticas y de estradiol, progesterona y espironolactona recetados a hombres que reclaman identidades femeninas sintéticas. Desde Reuters hasta el Vaticano, Pfizer se las ingenia para seguir a lo suyo a pesar de haber sido condenada en el mayor acuerdo de fraude sanitario de la historia por comercialización fraudulenta en 2009. Los medicamentos recetados para identidades sintéticas de sexo cruzado no están aprobados por la FDA (Food and Drug Administration, organismo para el control de alimentos y medicamentos de EEUU) para tal uso, lo que hace que sea ilegal promocionarlos con este fin. Aunque la Guía de la FDA para la promoción de medicamentos está sesgada para favorecer las ventas de fármacos, es imposible no establecer una correlación entre la implicación de Pfizer con la HRC y la promoción de medicamentos para el complejo médico «transgénero».

 

No hay escasez de frascos, inyecciones o parches de testosterona haciendo cameos en las redes sociales «de mujer a hombre». En 2017, la HRC y Planned Parenthood se unieron en una campaña de estilo de vida en YouTube que promocionaba la testosterona para mujeres. Una mujer de 22 años «transgénero»/»no binaria» le dice a la audiencia: «Desde luego que no me pincho con una aguja una vez a la semana por likes en Facebook». Los padres afirman que las redes sociales suelen ser un factor determinante en la identificación de sexo sintética de un niño. Mientras que la joven se inyecta, el vial de testosterona está convenientemente apartado del espectador. Sería una violación flagrante de la ley exponer la marca para este uso no aprobado por la FDA.

 

En otra promoción cuestionable del uso de testosterona, una enfermera de la Clínica LGBTQ de la Universidad de Iowa inyecta testosterona a una mujer barbuda. Aunque el frasco está a una escala pequeña, ¿podría ser ese óvalo azul el símbolo de Pfizer? El video de YouTube ha sido visto más de 800.000 veces en cuatro años. Los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa también obtuvieron una puntuación máxima en el HEI 2022.

Pfizer también tiene su huella digital en los estudios que afirman que la terapia de reafirmación hormonal es beneficiosa. Pero, ¿lo es? Lee hasta el final del estudio para descubrir que las compañías farmacéuticas Pfizer y Arbor son oportunos patrocinadores.

Rarezas culturales antaño impensables saturan ahora el estilo de vida estadounidense. No es de extrañar que Pfizer incluso los apoye. Hacer de cheerleader el Día de la Memoria ‘Transgénero’ es excelente para el negocio.

Todos lo días, pero especialmente hoy, el Día Internacional de la Visibilidad Transgénero, apoyamos, nos solidarizamos y honramos a nuestros compañeros, amigos y familia.

Junto con Pfizer, PhRMA también concedió subvenciones al HEI. Simple y llanamente, sus miembros quieren vender fármacos. Los mensajes abundan en los medios de comunicación hoy en día, como este anuncio de Lilly, miembro de PhRMA, en el que el pecho cicatrizado de una mujer sale en la pantalla mientras el narrador profesa la mentira, «el cuerpo que te asignaron al azar al nacer».

 

 

De los 906 participantes en el HEI en 2022, más de la mitad recibieron la ansiada designación de «líder». El Departamento de Asuntos de Veteranos encabezó la lista de instalaciones participantes, con Kaiser Permanente y el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (UPMC) en un distante segundo y tercer lugar. Los hospitales confesionales no están exentos de la coacción y el señuelo del dinero, con 65 participantes en el HEI. Aunque el mayor número de participantes provenían de ambas costas, los signos de dólar han sido demasiado difíciles de pasar por alto, y las instalaciones se extienden ahora por todo Estados Unidos.

 

Incluso hay ‘líderes’ entre los centros de salud para estudiantes universitarios como UCLA. Como sabe cualquier padre que haya tenido un hijo desaparecido en una identidad «transgénero» en un campus universitario, la mayoría de las universidades de hoy son parte de la vorágine que atrae a jóvenes presas a esta máquina. ¿Todos estos centros de salud estudiantiles intentan ser líderes del Índice de Igualdad en Salud? Con más de 19 millones de estudiantes universitarios, esta población ha sido el campo de pruebas perfecto para restablecer las restricciones de edad en los servicios de «género» y adoctrinar a una generación en la falsedad de la medicina de «género». Los estudiantes que pueblan hoy los programas médicos están ahora al tanto de las industrias captadas con créditos universitarios obtenidos para proliferar la mentira. En un extraño giro de lo que significa cuidar de los demás seres humanos, los estudiantes están siendo educados para dañar a las generaciones futuras.

 

Más de 100 centros médicos académicos y 30 hospitales infantiles participaron en el HEI de 2022, y todos salvo unos pocos recibieron una puntuación «líder». El Boston Children’s Hospital y Vanderbilt están entre los «líderes». Vanderbilt se encuentra incluso entre los más de treinta centros de salud que han participado desde el inicio del HEI en 2007. ¿Siempre tuvieron la intención de añadir niños a sus servicios transgénero? Ya cubrían las hormonas sexuales cruzadas y las cirugías en el plan de salud estudiantil en 2016. ¿Por qué iban a parar ahí?

 

La HRC tiene un par de informes que ayudan a responder esa pregunta. Uno es «Apoyo y Cuidado de Niños Transgénero», un documento de 2016 escrito junto con la Asociación Americana de Pediatría (APA) y el Colegio Americano de Pediatras Osteopáticos (ACOP). Escrito por médicos polémicos como Diane Ehrensaft y Ximena López, y utilizando celebridades como la estrella de reality Jazz Jennings, un joven con una identidad femenina sintética, para exponer un enfoque de afirmación de género que incluye fármacos e incluso mastectomías dobles para adolescentes mayores que hacen estremecer al ciudadano normal.

 

La HRC escribió otro informe en 2020, «Inclusión LGBTQ en Hospitales Infantiles», que aclara las lecciones del HEI. La introducción está escrita por la directora ejecutiva de Boston Children’s Hospital, Sandra Fenwick, quien dice: «Estoy muy orgullosa del papel de Boston Children’s como líder de igualdad de atención médica LGBTQ del HEI». El informe afirma que el HEI es la principal herramienta de referencia del país en materia de afirmación. El verdadero problema es que la única herramienta disponible hoy en día es la afirmación. El informe es, en última instancia, el producto de una sesión de grupo de enfoque de 2019 de once hospitales infantiles, todos con clínicas de género, cuyo objetivo era evaluar los retos únicos de los «servicios de género» para niños.
 

Las objeciones de conciencia, las políticas de visitas, los padres hostiles, el tráfico sexual y la publicidad negativa del hospital se mencionan como desafíos únicos. ¿Cuántos otros servicios médicos para niños tienen preocupaciones de tráfico sexual? ¿Y qué hay de lo obvio: el daño mental y físico que estos fármacos, cirugías y prácticas están causando a los niños? Los hospitales, sin embargo, no muestran preocupación por estas cosas y trabajan activamente en contra de los padres. Permitir que los pacientes jóvenes rechacen las visitas de un cuidador crítico, proporcionar espacios seguros, separar a los padres, campañas de pegatinas para normalizar la industria y cosas por el estilo se ofrecen como «remedios», o más bien formas de sofocar la disidencia y vender servicios.

 

Para las clínicas de género que deseen ampliar sus servicios, existe una guía que más parece un manual de instrucciones sobre la proliferación de prácticas comerciales. El prólogo es de la directora ejecutiva del Hospital de Niños de Filadelfia, Madeline Bell. El informe concluye con una larga lista de recursos controvertidos para familias y cuidadores, incluida la Asociación Mundial de Profesionales de Salud Transgénero (WPATH), la Asociación Americana de Pediatría (APA), el Proyecto Trevor y muchos otros.

 

Los «líderes» de atención médica reciben lo que la HRC considera «la codiciada designación de ‘Líder de igualdad de atención médica LGBTQ +'». Por ser «líderes», los participantes pueden anunciarse con un logotipo especial y recibir una «caja de herramientas» con recursos para llegar a los posibles clientes LGBTQ + de su zona. Bajo la etiqueta de «líder sanitario», con estas herramientas ha florecido una industria que daña los cuerpos de los jóvenes.

 
 

Reflexiones finales

 

En años anteriores, era normal que se acusara a la HRC de centrarse demasiado en los problemas de los hombres blancos homosexuales. Hoy en día reina un enfoque obsesivo en las identidades sexuales sintéticas construidas corporativamente. A medida que la crisis del SIDA se ha ido transformado con el paso de los años, los gigantes farmacéuticos se han centrado en lo que genera más dinero: nuevos fármacos. El objetivo es la fuerte competencia en el espacio de los medicamentos contra el VIH y la investigación de vacunas. También se han establecido nuevos horizontes para crear un nuevo tipo de persona: el ser humano «transgénero» del siglo XXI. Es un escándalo de proporciones épicas.

 

El costoso y reconvertido medicamento azidotimidina (AZT) hizo estragos en su día en las vidas de innumerables hombres homosexuales. Desesperados por una cura, los pacientes al principio se plegaron al engaño de la industria farmacéutica, pero el fármaco era tóxico. Gracias a la dedicación de un puñado de ciudadanos, la historia trascendió las mentiras de la época, y los hombres de la comunidad se unieron para salvar a sus hermanos. Hoy en día se está produciendo un giro devastador de los acontecimientos en el que la misma comunidad está poniendo a sus miembros directamente en los brazos de las grandes farmacéuticas. Las grandes farmacéuticas están encantadas de poder usar a estos humanos como especímenes para su gran experimento «transgénero». Esta vez, las organizaciones que dicen defender la causa LGBT representan a la propia industria. Aquí no hay nada que curar, solo una industria fuera de control.

 

La desaparición del AZT fue rápida. Con bloqueadores de la pubertad, toda una vida de hormonas sexuales cruzadas y cirugías y medicaciones de apoyo, los daños pueden surgir más lentamente, pero sin duda serán grandes. Los que logren salir de la captura de la industria tendrán mentes y cuerpos destrozados que necesitarán una verdadera atención médica. La industria de la salud se encuentra en una espiral descendente tan rápida que es difícil imaginar un sistema que soporte la carnicería que seguramente se producirá.

 

Permitir que los jóvenes crezcan en sus cuerpos natales y eliminar la farsa de las identidades sexuales sintéticas disiparía las preocupaciones y pondría fin a la creciente protesta de los padres y del público. También acabaría con una industria en la que se trafica con niños para introducirlos en la medicina de género. En lugar de eso, el NIH (National Institutes of Health, Institutos Nacionales de Salud) ha renovado por cinco años más el falso estudio «transgénero» en el que participó Garofalo en Lurie Children’s, UCSF y otros hospitales. Los cuatro hospitales principales también han formado la Red de Investigación de Atención a Jóvenes Trans.

 

¿Recuerdas el Índice de Igualdad Corporativa de 2002? Solo había un puñado de los mejores anotadores entre unos cientos de participantes. Con un gran respaldo financiero, la campaña de manipulación de masas de la HRC para crear una cultura de aceptación ha superado todo lo imaginable. Hoy más empresas e instituciones que nunca apoyan su causa. La «identidad de género» no puede capturarse en una botella ni estudiarse bajo un microscopio. Hay que creerse que la HRC ha sido la cabecilla y la manipuladora psicológica para convertirnos a todos en creyentes. La medicina y la ideología se nutren entre sí, con los creyentes de género confuso y sus aliados que ahora son sirvientes de sus grandes amos de la medicina.

 

En 2019, estaba sentada en la audiencia mientras una madre valiente, un destransicionador y unos médicos relataban la devastación en curso a pacientes cada vez más jóvenes, todo por la mentira del humano «transgénero». La aceptación de un estilo de vida tan dependiente de fármacos, cirugías y creencias imposibles no hace mucho tiempo era ajena a la mayoría de los estadounidenses. Mientras que el muy intencionado punto de inflexión «transgénero» respaldado por la industria farmacéutica, un montón de fondos y de ONGs continúa, también lo hace el punto de inflexión «peak trans». Este es el punto en el que los más razonables de la humanidad se dan cuenta de que coexistir es imposible, ni nunca fue esa la intención. La misión de la HRC es acabar con cualquier sentido de normalidad o decencia humana, haciendo la vida imposible a aquellos que cuestionan sus principios. Todavía no se han descubierto completamente todas las maquinaciones que hay en marcha, pero el tren salió de la estación antes de 2002 y cogió velocidad en 2007. La locomotora de la HRC está llevando ahora a la sociedad a lugares muy oscuros con trenes cargados de especímenes humanos. ¿Qué estamos haciendo?

 

Cuando llegue el día en que mi hija se dé cuenta de que los «líderes» de la atención médica le han hecho mucho daño, estaré a su lado, luchando para que prevalezca la verdad.

 

La Parte I de esta serie se puede leer aquí. La Parte II de esta serie se puede leer aquí.

 

Mothers Grim es el seudónimo que usa una periodista independiente para exponer la macabra realidad de la industria del género. Cuenta entre sus amigas a muchas madres que tienen hijos, como la suya, atrapados en una industria que perpetúa lo que confía que algún día se considerarán crímenes contra la humanidad. Por desgracia, lo que escribe no es ni una canción de cuna ni una leyenda.

 

Artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Salagre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost S.L. que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros artículos

Suscríbete a nuestra newsletter


Loading

Buscar en el blog

Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Preferencias y más información.
Privacidad